Escucha esta nota aquí

Los países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA), a excepción de Argentina y México, respaldaron al Gobierno de Jeanine Áñez en el manejo de la crisis que atraviesa Bolivia debido a la postergación de la fecha de las elecciones. Las naciones, por unanimidad, reprochan que los sectores movilizados no han permitido, en algunos puntos de bloqueo, el paso de motorizados con oxígeno medicinal y material sanitario. Reivindicaron la necesidad de que se preserve la salud de la población en la emergencia por Covid-19.

La canciller Karen Longaric participó de la sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA. La ministra denunció que Bolivia vive un tiempo de crisis debido a la instalación de bloqueos en exigencia a que las elecciones sean el 6 de septiembre. La autoridad, además, pidió a la comunidad internacional que censure estas protestas, que según el Gobierno, son organizadas por el expresidente Evo Morales.

Luego de que Longaric explicara la situación en Bolivia, los países miembros de la OEA expresaron su respaldo, con excepción de Argentina y México, al gobierno de Áñez con el fin de que se logre controlar la crisis política que vive el país. Sin embargo, las naciones repudiaron que prohíban el paso de vehículos con oxígeno medicinal en algunos puntos de bloqueo.

La representante de Argentina lamentó que se haya trasladado la fecha de elecciones al 18 de octubre y calificó de "gobierno de facto" a la administración de Áñez. La diplomática consideró que es importante que Bolivia tenga un nuevo gobierno y lamentó la posición que asumió el secretario general de la OEA, Luis Almagro, quien utilizó adjetivos contra los sectores movilizados.

Entre los países que dieron el espaldarazo al gobierno boliviano están: Venezuela (representante de Juan Guaidó), Estados Unidos, Chile, Brasil, Perú, Paraguay, Colombia, Ecuador, Canadá, entre otros. Uruguay se mostró imparcial y solo pidió solucionar el conflicto.