Escucha esta nota aquí

El Ministerio de Relaciones Exteriores informó este viernes que el Gobierno del Estado Plurinacional de Bolivia reanudó su participación plena como país miembro de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), la Alianza Bolivariana para los pueblos de nuestra América, Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA) y de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

“El gobierno de Bolivia, en su firme convicción por la integración, reanuda su participación plena como país miembro del ALBA, Celac y Unasur. La decisión asumida por el Gobierno de transición, de suspender la participación de Bolivia en los mencionados espacios de integración, respondieron a intereses meramente políticos que poco tienen que ver con la vocación integradora del pueblo boliviano”, señala un comunicado de la Cancillería.

Recuerda que los instrumentos constitutivos de estos procesos de integración regional y subregional, fueron aprobados con rango de ley, tal como lo establece la Constitución Política del Estado.

“Por tanto, los derechos y obligaciones de Bolivia, derivados de estos instrumentos, se mantuvieron inalterables durante los últimos años. La participación de Bolivia en los procesos de integración se basa en lo establecido en el artículo 265 de la Constitución, que establece que el Estado promoverá sobre los principios de una relación justa, equitativa y con reconocimiento de las asimetrías, las relaciones de integración social, política, cultural y económica con los demás estados naciones y pueblos del mundo y en particular, promoverá la integración latinoamericana”, señala.

Distanciamiento del anterior Gobierno

En noviembre del año pasado, luego de asumir el Gobierno de transición, la entonces canciller de Bolivia, Karen Longaric, confirmó la salida de Bolivia, del ALBA y empezaba a analizar su retiro de Unasur.

En diciembre de ese mismo año, Longaric anunció que Bolivia también analizaba su permanencia en la Celac. El punto de inflexión había sido que México convocó a una reunión cuando no le correspondía, ya que la presidencia aún la tiene Bolivia.

En marzo de este año, la excanciller explicó que el Gobierno transitorio había decidido la salida de Bolivia de Unasur, pero esa situación dependía de una ley que debía ser aprobada en la Asamblea Legislativa.