Escucha esta nota aquí

Bolivia participó en la 1ra Conferencia de Alto Nivel de las Américas sobre el Comercio Ilegal de Vida Silvestre y mostró los resultados del Taller Regional contra el Tráfico Ilegal del Jaguar, donde cinco países representados por sus autoridades CITES (Argentina, Costa Rica, Ecuador, Paraguay y Perú) acordaron acciones conjuntas.

La 1ra Conferencia se desarrolló durante dos días 3 y 4 de octubre en la ciudad de Lima (Perú), donde 31 países del continente americanos y de otros continentes formularon propuestas para encarar medidas a fin de combatir regionalmente el comercio ilegal de vida silvestre y otros delitos relacionados.

Según información proporcionada por el Ministerio de Medio Ambiente y Aguas (MMAyA), los delegados que participaron en representación de Bolivia han contribuido en la elaboración de una Declaración Latinoamericana y la Declaración de Lima sobre el Comercio Ilegal de Vida Silvestre, conformada por 21 puntos, en los que sobresalen los siguientes:

- Declarar al jaguar como especie emblemática de las Américas,debido a su importancia en el mantenimiento de los paisajes naturales y la funcionalidad de los ecosistemas, así como por representar un ícono espiritual y cultural de muchos pueblos a lo largo de su rango de distribución, y como símbolo de la lucha contra el comercio ilegal de la vida silvestre.

- Reconocer en las legislaciones y regulaciones nacionales, elfurtivismo y el comercio ilegal de vida silvestre, como delitos graves y aplicar penas y multas que sean consistentes con la gravedad del delito.

- Tomar medidas para identificar y combatir el riesgo de la corrupción vinculada al comercio ilegal de vida silvestre.

- Fortalecer las instituciones públicas que se dedican a la lucha contra el comercio ilegal de vida silvestre y apoyar sus acciones concretas y efectivas para evitar la oferta y reducir la demanda de vida silvestre y sus productos provenientes del comercio ilegal, incluyendo a las áreas protegidas.

- Promover el fortalecimiento de redes de cooperación de control transfronterizo y regional para mejorar la coordinación, la investigación, la persecución y la sanción del delito contra la vida silvestre.

- Desarrollar y hacer uso de las nuevas tecnologías innovadorasy herramientas que puedan facilitar la identificación y el control del comercio ilegal de las especies, sus partes y derivados.

- Propiciar una activa participación y estrecha colaboración con los pueblos indígenas, comunidades locales, las organizaciones de la sociedad civil, el sector privado y la academia, para crear relaciones estratégicas público-privadas que ayuden a desarrollar estrategias para lograr cambios de conducta y reducción de la demanda de vida silvestre y sus productos de origen ilegal, desarrollar alternativas de desarrollo económico y  trabajar con ellas para enfrentar este delito de una manera coordinada, eficaz y urgente.