Escucha esta nota aquí

Por medio de un comunicado, la Cancillería de Bolivia calificó de injerencia en asuntos internos el pronunciamiento del secretario de Estado de EEUU, Antony J. Blinken, respecto a supuestos “signos de comportamiento antidemocrático y la politización del sistema legal” en el país, ante la detención preventiva de exautoridades del gobierno transitorio de Jeanine Áñez,

"EEUU está profundamente preocupado por los crecientes signos de comportamiento antidemocrático y la politización del sistema legal en Bolivia a la luz del reciente arresto y encarcelamiento preventivo de exfuncionarios del Gobierno interino (entre ellas la de la expresidenta constitucional Jeanine Áñez)”, indica el pronunciamiento firmado por el secretario de Estado, Antony Blinken.

Señala que se suman a las declaraciones de la Unión Europea (UE), la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB), las organizaciones bolivianas e internacionales de derechos humanos y otras que “plantearon públicamente serias dudas sobre la legalidad de estas detenciones, incluida su base en acusaciones infundadas, aparentes violaciones del debido proceso en su ejecución, y la naturaleza altamente politizada de la persecución del Gobierno boliviano”.

Por su parte, la Cancillería boliviana manifestó su preocupación “porque este tipo de pronunciamientos son una desafortunada muestra de injerencia en asuntos internos”. Al mismo tiempo que hacen esta afirmación desde el gobierno nacional, no censuran que otras figuras políticas del exterior avalen el discurso del supuesto 'golpe de Estado' que maneja el Gobierno de turno. Incluso el propio presidente Luis Arce expuso tras su visita oficial a México que iniciará una campaña internacional para exponer la posición que manejan sobre este asunto.

Para la Cancillería boliviana, las declaraciones de la autoridad estadounidense "no contribuyen a desarrollar una relación de mutuo respeto entre nuestros Estados, no responde a información objetiva y atentan precisamente contra la institucionalidad que pretenden defender”, se lee en el documento difundido en su página oficial.

Asimismo, el Ministerio de Relaciones Exteriores señala que este tipo de declaraciones transgrede el principio de no injerencia del Convenio Marco de Relaciones Bilaterales de Mutuo Respeto y Colaboración suscrito entre los EEUU y Bolivia, el 7 de noviembre de 2011, que dispone de forma expresa que ambos Estados tienen “el deber de abstenerse de intervenir en asuntos internos de otro Estado”.

Desde el Gobierno también reiteraron la predisposición para mantener y fortalecer sus relaciones de amistad con toda la comunidad internacional, con base en el respeto a su soberanía y autodeterminación.

Comentarios