Escucha esta nota aquí

"Si bien (la vacuna contra el coronavirus) da un 90% de protección después de dos dosis, eso no significa que el paciente no pueda contraer la enfermedad o ser portador o transmisor del virus y contagiar a otra persona". La palabra del médico boliviano, Mauricio Muñoz, es una advertencia para no bajar la guardia respecto a la inmunización contra el Covid-19.

En una entrevista con el programa ¡Qué Semana! de EL DEBER Radio, dio los detalles sobre su experiencia con la vacuna de Pfizer, una de las aprobadas por las autoridades sanitarias del exterior para frenar la expansión del Covid-19, que ya empezó a ser administrada en países como Reino Unido, EEUU y Canadá, principalmente al personal sanitario.

Fue bajo esta figura que Muñoz logró ser inmunizado con una primera dosis y recibirá una segunda en un lapso que está entre los 17 y 23 días (según lo establecido por el sistema de salud se deben aplicar dos vacunas), antes de su retorno a Bolivia. Si bien radica en territorio boliviano, su labor también está ligada al país norteamericano y después de hacer una solicitud fue de los primeros en ser vacunado en el estado de Florida.

En este sentido y tomando en cuenta su lectura como profesional de salud, Muñoz enfatizó que estar vacunado no significa que el paciente deba bajar la guardia y abandonar las medidas de bioseguridad, puesto que todavía existe un riesgo latente para la circulación del virus, por lo que es esencial mantener las medidas dictadas por las autoridades sanitarias.

Según el galeno boliviano, el acceso a la vacuna es voluntario y gratuito para el personal de salud de EEUU, a quienes se administra la vacuna en esta primera etapa (la segunda y tercera etapa contemplan a grupos  de riesgo y a la población en general, respectivamente). Fue de los primeros 600 profesionales de salud en recibir la inmunización en el hospital en el que trabaja.

Por otro lado, Muñoz no descarta que el producto de Pfizer pueda tener efectos secundarios. Aunque él no sintió ningún efecto adverso, sostuvo que sus colegas sintieron ciertos dolores de cabeza o en los brazos después de haber sido vacunados, pero en su criterio profesional considera que no hay riesgos mayores y por eso optó por ser vacunado.

"Siempre va a haber gente que dude de la vacuna y son teorías y pensamientos que vienen acompañados del sentimiento de miedo e impotencia, por falsas noticias que no tienen fundamento científico y yo confiando en la ciencia, la tecnología y autoridades, decidí vacunarme. Para mí, enfermar no es una opción y prefiero tener potenciales efectos secundarios que no vacunarme y enfermar", remarcó Muñoz durante la entrevista.

Puedes ver la entrevista completa en el siguiente enlace:


Comentarios