Escucha esta nota aquí

Desde la frontera con Chile, bolivianos que no pueden ingresar al país luego de que el Gobierno de Jeanine Áñez endureció la cuarentena y cerró esa posibilidad, envían videos por las redes sociales en las que claman que les "abran las puertas de casa", pero la respuesta del Gobierno es un contundente "no", porque abriría la posibilidad de arriesgar a 11 millones de bolivianos.

"Hacemos este video con el propósito de que nuestras autoridades nos escuchen. Somos ciudadanos bolivianos que estamos en la frontera con Chile y el Gobierno no nos quiere abrir las puertas para que podamos entrar a nuestras casas. Lo único que nosotros pedimos es volver al país, hoy domingo 29 de marzo, a las 12:30, estamos en estas condiciones precarias", dice una mujer en un video difundido por APG Noticias.

Por las noches y en las madrugadas, las temperaturas en el límite con el vecino país son extremadamente frías. En el lado boliviano hay un grupo de unas 50 personas que están en carpas y que se tapan con las colchas y sábanas que pudieron conseguir. "Hay mujeres embarazadas, niños de meses, señoras que sufren de presión alta", lamentó una mujer y añadió que es imperiosa su necesidad de cruzar la frontera, "porque no tenemos el dinero para estar acá, no tenemos ni para comer".

Las personas varadas esperan que el Gobierno boliviano los escuche y aseguran que las autoridades chilenas los están ayudando. "Imagínense, ellos tienen el corazón más grande, porque nos brindaron por lo menos estas carpas para dormir".

Luego de ese testimonio, el lente de la cámara se abrió a un plano más amplio, mientras que los compatriotas con barbijos gritaron: "queremos volver, queremos volver".

En otro video, la ciudadana Mónica Ticua, que se encuentra en la frontera Pisiga-Colchane, informó de que "el 28 de marzo, autoridades chilenas, un alcalde entre ellos, habilitó buses para llevarnos hasta la frontera. Lamentablemente las autoridades bolivianas no nos dieron ninguna respuesta, pese a que hay una disposición de la Gobernación de Oruro de habilitar albergues para cumplir nuestra cuarentena, pero, pese a eso, las autoridades centrales no nos quieren escuchar ni atender. Pedimos pronta solución. Lo exigimos, no pueden dejarnos abandonados", manifestó.

El ministro de Defensa, Fernando López, descartó este domingo por completo que se vaya a permitir el ingreso de los bolivianos que se encuentran en la frontera con Chile y cerró también la posibilidad de que se analicen vuelos solidarios para compatriotas varados dentro o fuera del país.

La posición es firme del Gobierno, no pueden ingresar los bolivianos a Bolivia. Se quedan, no hay otra. No es posible que arriesguemos a 11 millones de bolivianos por gente que se fue de vacaciones en época de crisis”, dijo la autoridad en entrevista con el programa ‘Asuntos Centrales’.