Escucha esta nota aquí

El brutal infanticidio que sucedió en la norteña población de Apolo, en el departamento de La Paz, desnudó el abandono en el que viven en esas poblaciones. Los pobladores relataron que el principal sospechoso cometió un intento de feminicidio en diciembre y la Policía no hizo nada. Cuatro meses después esa misma persona estranguló al hijo de la mujer a la que intentó matar.


“En diciembre, este hombre apuñaló a la señora, tenía cortes en el cuello y la pierna y él escapó a una población vecina, Mapiri que es un centro minero y está a tres horas del pueblo. Ahora es el principal sospechoso porque ha desaparecido y la gente lo está buscando”, relató el vecino Adrián Bacarreza.


De acuerdo con el reporte de Radio Apolo, a las 11.00 aproximadamente de este lunes, Carla Santa Cruz encontró a su hijo Jair, de cuatro años, bajo el catre de su habitación sin vida. Según la madre, el niño tiene huellas de dedos en el cuello. "Fue estrangulado con las manos", relató.


Bacarreza dijo que en Apolo hay tres policías que cuidan una población de casi 10 mil habitantes y muchas veces hay un solo policía, por tanto, los patrullajes son inexistentes y el expendio de alcohol no tiene control. La Policía cuenta con una camioneta destartalada y los uniformados no tienen ni para la gasolina, que además es inexistente y cuando llega, tiene precios muy elevados.


Ahora, la población de Apolo sospecha de Marco Antonio Mariaca, quien ya intentó una vez asesinar a Carla Santa Cruz. Estas familias, según Bacarreza, son de escasos recursos y el municipio tendrá que colaborar para el sepelio del menor.


Apolo está ubicado a 450 kilómetros de La Paz y el viaje puede durar entre 12 y 15 horas en temporada seca y hasta 25 horas en época de lluvias.  Los pobladores reclaman la presencia de policías para evitar los delitos que se comenten casi a diario.


En diciembre, cuando ocurrió el intento de feminicidio, la Policía no hizo nada, no detuvo al sospechoso y olvidó el caso. Carla Santa Cruz es la tercera de cinco hermanos y tiene dos hijos menores que viven casi en soledad porque la madre debe salir a buscar el sustento diario al pueblo. Fue en esas circunstancias que el asesino ingresó a su vivienda y arrebató cruelmente la vida al pequeño.


Para este martes está prevista una marcha de los pobladores exigiendo justicia al propio Alcalde, Mario Vaquiata, porque creen que hace un trabajo deficiente para brindar seguridad al pueblo.


Comentarios