Escucha esta nota aquí

El jueves, en la ciudad de La Paz tuvo lugar la reunión de la Federación de Asociaciones Municipales (FAM-Bolivia) con el ministro de Economía y Finanzas Públicas, Óscar Ortiz, con el objetivo de viabilizar la inyección de 200 millones de dólares a los municipios del país, fondo que corresponde a un préstamo otorgado por la CAF-Banco de Desarrollo de América Latina.

El presidente de la Asociación de Municipios de Santa Cruz (Amdecruz), Moisés Salces, que participó de la reunión, en una conferencia de prensa calificó de exitosa la reunión. Señaló que entre los puntos que se acordaron está la consolidación de un crédito, que ya se ha iniciado por el Ministerio de Economía ante la CAF, para los gobiernos municipales, las gobernaciones y universidades.

"Se habla de un crédito de $us 200 millones, de los cuales Bs 800 millones serían para los gobiernos municipales del país, pero es un mecanismo de crédito para los propios municipios", explicó Salces. 

También dijo que hay muchos municipios que están de acuerdo, pero otros no. Por ejemplo, Santa Cruz de la Sierra está de acuerdo porque pretende terminar las obras que han quedado pendientes debido a los recursos fueron destinados para combatir el Covid-19.

Salces explicó también que este crédito está destinado para salud, educación, desarrollo productivo e incluso hasta para pagar sueldos. 

"Hemos visto muchos proyectos de leyes que están en el Congreso Nacional, paralizados. Pedimos al presidente de la FAM que se pueda agilizar, pues son normas que benefician a los municipios", agregó. 

En la reunión también estuvo el ministro de Planificación del Desarrollo, Branko Marinkovic, quien les dijo que todos los proyectos que tienen con el FPS han sido garantizados, sobre todo el tema de los enlosetados para muchos municipios que han presentado proyectos, y que en el tema del Fondo Indígena la próxima semana empiezan a desembolsar los recursos. 

Por otro lado, explicó que donde hay más problemas es con los proyectos UPRE, que son recursos que vienen directamente del Tesoro General de la Nación porque ahora no tiene liquidez. "La explicación que nos dieron fue muy científica y técnica. Los ministros y viceministros dijeron que, desde el 2015 el país ya viene con un déficit", comentó. 

Informó que, de acuerdo a las explicaciones de las autoridades nacionales, desde el 2015, Bolivia se estuvo prestando plata de organismos internacionales para pagar sueldos y salarios. "Pareciera que vivíamos en una economía de ficción y que hoy estamos mostrando y viendo la realidad económica de nuestro país, en ese sentido todos debemos ponerle el hombro. Con estos créditos serán beneficiados nuestros municipios por lo menos para poder terminar el año, concluir obras inconclusas y descongestionar los recursos para gastos corrientes", dijo Salces.

Sobre el tema de recortes presupuestarios, dijo: "No hay recortes, eso lo tienen que entender los alcaldes. Los techos presupuestarios con los que vamos a trabajar el próximo año son menores, porque son dos fuentes principalmente de las que viven los gobiernos municipales más pequeños (el IDH y la coparticipación tributaria). Otros gobiernos municipales tienen ingresos propios que no influyen en nada el tema del IDH o la coparticipación tributaria porque perciben más recursos que estas fuentes de financiamiento".

Explicó que los gobiernos municipales ya están ajustándose al 30% menos que percibirán el próximo año. "Por ejemplo, San Ignacio de Velasco ha elaborado su POA 2021 con un 30% menos de la reducción de la masa administrativa, una reducción de la escala salarial del 10% para todos, desde el alcalde hasta el último funcionario y los concejales, y una reducción de viáticos. Ninguna autoridad electa cobrará viáticos", expresó Salces.

Por último, explicó que estos ajustes los están haciendo para acomodarse a la realidad económica. "De a poco iremos generando la economía con programas y proyectos. Superar la crisis nos tomará al menos tres años", agregó.