Escucha esta nota aquí

Los 170 respiradores de emergencia que llegaron el jueves de la semana pasada a Bolivia costaron $us 27.683 por unidad, lo que hace un total de 4,7 millones de dólares invertidos gracias a un financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo.

Según un comunicado de prensa del Ministerio de Salud, el precio de los equipos fue "bajo la condición de entrega inmediata" y  fueron comprados mediante adjudicación directa, lo cual está autorizado en medio de la emergencia sanitaria. 

Los equipos respiratorios fueron cuestionados por la Sociedad Boliviana de Medicina Crítica y Terapia Intensiva porque no son aptos para tratar pacientes críticos de terapia intensiva. Médicos especialistas explicaron a este medio que un paciente crítico de coronavirus necesita estar conectado a un respirador durante 24 horas por más de diez días y los aparatos adquiridos por el Gobierno solo funcionarían por una o dos horas.

El Ministerio de Salud, a través del comunicado, expresa que la intención es fortalecer los centros médicos de primer y segundo nivel que no cuentan con internación, al igual que a algunas provincias, hasta que puedan trasladar a los pacientes a un hospital de tercer nivel donde tendrían que ser conectados a un respirador convencional.

Hasta ahora, "los servicios de terapia intensiva del país no han sido rebasados, salvo en los municipios de Trinidad y Santa Cruz", señala el comunicado. 

Hasta este domingo, se habían contabilizado 4.088 casos de coronavirus en Bolivia, de los cuales 2.763 están en Santa Cruz y 551 en Beni, ambos son los departamentos con mayor número de casos. La presidenta Jeanine Áñez viajó a diferentes ciudades del país entregando estos equipos, de los cuales dejó 30 en Santa Cruz y 10 en Beni.