Escucha esta nota aquí

Duro cruce de palabras entre el gobernador electo de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho y el exministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana. A los insultos de este último (lo llamó "pinche empresario"), Camacho salió a recriminarle que la exautoridad fue parte de la "rosca masista" que propició el "fraude electoral" de las fallidas elecciones de 2019 y le recordó que "corrió a esconderse en una embajada", en referencia a los casi 12 meses que Quintana estuvo refugiado en la residencia de la embajada de México, tras la renuncia de Evo Morales en 2019.

"Quintana es parte de la rosca masista que hizo fraude y luego corrió a esconderse en una embajada. Hasta su propio partido lo repudia por cobarde. Fiel a su estilo, seguramente cree que insultando y regando mentiras va a lograr que se fijen en él para volver a ser ministro", apuntó Camacho vía Twitter.

La respuesta se dio después de que el exministro, en un acto en El Alto, tildara a Camacho de "pinche empresario" y lo acusara de querer salvar sus empresas "tumbando al Gobierno" de Evo Morales, del cual Quintana era parte.

El gobernador electo de Santa Cruz calificó las declaraciones de Quintana como una "triste realidad" y expuso que la ex autoridad es un "individuo sin escrúpulos, que sigue generando confrontación y violencia porque esa es su forma de arrastrarse detrás del poder".

A esta situación también sumó sus comentarios el expresidente Tuto Quiroga, quien sostuvo que Quintana reaparece para que no lo expulsen del MAS. "Capitán América, el ex-alumno de la Escuela de Fort Benning-Georgia, el ex-asesor de Kieffer y ex-erradicador de coca, el Castrista converso, el autor de la masacre de Porvenir, el cobarde que se escondió en Embajada de México, ahora reaparece para que no lo expulsen del MAS", sostuvo vía Twitter.

El exministro Quintana volvió al foco mediático los últimos meses, después de permanecer en calidad de asilado durante casi un año en la Embajada de México en la ciudad de La Paz (tras la salida de Evo del poder). Fue acusado de ser uno de los autores intelectuales del fraude electoral detectado en las fallidas elecciones de 2019.

En medio de la polarización que atraviesa el país, otro que 'echó leña al fuego' fue el propio presidente Luis Arce Catacora, quien sostuvo que la "derecha" es el principal enemigo de Bolivia y que esta le teme al MAS, por lo que las bases del partido azul deben permanecer unidas para que la oposición no se reagrupe.

Comentarios