Escucha esta nota aquí

En un video que circula desde el viernes en las redes sociales, el expresidente cívico Luis Fernando Camacho explicó que el actual ministro de Defensa, Fernando López, con recomendación de su padre, José Luis Camacho (un excívico y empresario), fue quien conversó con los militares para que no salgan a reprimir a la población durante el paro cívico decretado después de las elecciones del 20 de octubre.

“Fue mi padre, quien cerró con los militares, para que no salgan (a reprimir); por esa razón, la persona que fue a hablar con ellos y a coordinar todo fue Fernando López, actual Ministro de Defensa. Por eso él está de ministro, para cumplir los compromisos”, aseguró Camacho en el video, mientras se preparaba para el descubrimiento de un mural que hace referencia a la lucha cívica que terminó con la salida de Juan Evo Morales del Gobierno.

Explicó también que se había llegado a un acuerdo similar con la Policía para evitar una intervención, compromiso que motivó a Camacho a poner un plazo de 48 horas, el 2 de noviembre, para la renuncia del expresidente.

“Cuando pudimos consolidar que ambos (militares y policías) no iban a salir fue que dimos las 48 horas. Porque sabíamos que Santa Cruz podía trasladarse a La Paz (...) Ese fue el momento más duro que pasamos, destacó.

Reacciones de Evo y Camacho

Una ola de reacciones inundó las redes sociales ayer ante esas afirmaciones inéditas. Morales, en su cuenta de twitter, escribió que esa revelación era una prueba del golpe de Estado que se gestó contra su Gobierno.

“Camacho confirma que cívicos hablaron con militares y policías para derrocar a mi Gobierno. Fue un golpe de Estado pese a que (la presidente Jeanine) Áñez, (Carlos) Mesa y el propio Camacho intentan negarlo, el video es una prueba irrefutable. La justicia debe actuar contra los golpistas y genocidas”, anotó Morales, quien se encuentra en territorio argentino, en calidad de refugiado.

El twit fue respondido por Camacho. “¿Recién te das cuenta? No solo conversamos con policías y militares para que no repriman; también coordinamos con Conamaq (Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu), mineros, ponchos rojos y obreros. Hubo cabildos en todo el país donde los bolivianos decidimos cómo terminar tu dictadura ¡Tu cobarde huida fue la cereza!”, escribió.

Ministro lo ratifica

El ministro de Defensa, Fernando López, ratificó lo que calificó las “declaraciones honestas” de Camacho en la filmación y explicó que el padre le pidió si podía conversar con amigos militares para evitar que salgan a las calles.

“En esa época de crisis donde todos estábamos desesperados por pacificar el país, lo que hicimos, fue tomar contacto con algunos jefes de alto mando para buscar la pacificación del país y que no se cumpla la orden de disparar contra los ciudadanos bolivianos porque era un movimiento cívico, pacífico. Las FFAA nunca jamás estuvieron de acuerdo con salir a matar a bolivianos, a pesar de que tenían órdenes directas y permanentes de (Evo) Morales, (el exvicepresidente Álvaro García) Linera, (el exministro de la Presidencia Juan Ramón) Quintana y (el exministro de Defensa Javier) Zavaleta”, manifestó.

En ese sentido, aclaró que el único compromiso que se acordó fue la de “que se devuelva la dignidad a las FFAA que durante 14 años fueron pisoteadas”.

López criticó el twit de Morales, señalando que “tiene un mal concepto de lo que es un golpe de Estado”. “Golpe es lo que él hizo el 21-F y el fraude del 20 de octubre. Él está confundido y además, desesperado. Y en esa su desesperación está hablando estupideces”, señaló.

El ministro dijo estar dispuesto a presentarse a cualquier interpelación en la Asamblea Legislativa, como ya lo adelantó el Movimiento Al Socialismo (MAS), que espera desvelar el “plan de derrocamiento que hubo”.