Escucha esta nota aquí

Según la nueva normativa nacional los ciudadanos bolivianos que deseen retornar al país deberán portar una certificación de prueba negativa del Covid-19 y dirigirse a su lugar de origen para cumplir con el aislamiento obligatorio de 15 días, por lo que el campamento 'Tata' Santiago ubicado en la localidad de Pisiga dejará de funcionar a partir de la fecha, informó la directora departamental de Migración Oruro, Shirley Jiménez.

La autoridad explicó que ya se emitieron las resoluciones correspondientes para el retorno de los connacionales por vía aérea y de acuerdo con las proyecciones, se seguirá el mismo protocolo en los accesos por rutas terrestres.

“Habrá un requisito fundamental en todos los aeropuertos y en todos los puntos fronterizos. Los compatriotas tienen que contar con pruebas de Covid-19 negativo con vigencia de 48 horas. Además, para que el control sea más efectivo los ingresos al país solo serán en horas del día y no así en la noche”, declaró Jiménez.

En ese sentido, la autoridad explicó que ante las nuevas disposiciones nacionales se tomó la decisión de cerrar el campamento ‘Tata’ Santiago, que se encuentra ubicado en el municipio de Pisiga y que por tres meses estuvo recibiendo a los bolivianos repatriados de Chile.

“El ‘Tata’ Santiago está siendo desarmado desde este miércoles, y los últimos 355 compatriotas que teníamos en aislamiento, después de cumplir la cuarentena de 15 días, retornarán a sus regiones”, acotó.

El campamento ‘Tata’ Santiago, en los tres meses de funcionamiento, albergó a más de 3.000 connacionales que cumplieron la cuarentena previa de regresar a sus ciudades de origen.