Escucha esta nota aquí

La Federación de Campesinos de Santa Cruz, que forma parte del MAS, comunicó que este fin de semana realizará una asamblea en la que impulsarán una purga interna en el partido contra todas las personas que apoyaron al gobierno de Jeanine Áñez y ahora dicen defender al MAS. Un diputado señaló directamente al ex ministro de Gobierno, Carlos Romero, y la ex presidenta del Senado, Adriana Salvatierra, como traidores a su partido.


“El Movimiento al Socialismo y la dirigencia va a purgar a su militancia, hemos visto mucha gente que estaba inclusive con los ‘pititas’ bloqueando, hoy están más masistas que los verdaderos revolucionarios, pero no vamos a aceptar a gente infiltrada, ahora que hemos vuelto al poder todo el mundo quiere ser masista”, dijo el dirigente Adolfo León en conferencia de prensa.


Desde el inicio de la campaña, los dirigentes de los sectores sociales del MAS advirtieron que no permitirían el retorno de los exministros y señalaron a algunos de ellos como responsables de la caída de Evo Morales. Aunque hasta ahora, varias de las autoridades posesionadas estuvieron en la anterior gestión.


Carlos Romero era el operador político del MAS en Santa Cruz y fue el responsable departamental de este partido. Lo acusaron de manipular las listas de candidatos en 2019. A Adriana Salvatierra no le perdonan haber renunciado a la presidencia del Senado y creen que eso es traición a su partido. 

El diputado Rolando Cuéllar apuntó directamente a Carlos Romero y a Adriana Salvatierra, los acusó de traidores y responsables de la caída de Evo Morales.


“El señor Carlos Romero ya estaba con la derecha, y lo convocamos al exministro de Gobierno y a Adriana Salvatierra a participar del Congreso, porque ellos tienen que responder por qué destruyeron las estructuras del MAS, por qué renunció la señora Adriana Salvatierra y dividieron Santa Cruz”, dijo el diputado Cuéllar.


Informó que el ampliado se realizará el fin de semana y en el mismo se tomarán decisiones sobre las dos personas a las que convocó para que se defiendan. Según Cuéllar él tiene las cartas entre Romero y el dirigente de Creemos, Luis Fernando Camacho, y cree que desde entonces se conspiraba contra el gobierno de Evo Morales.


También dijo que llevó esas pruebas a Morales denunciando las actitudes del exministro, pero que no tuvo eco en sus argumentos. EL DEBER intentó comunicarse con el exdignatario sin embargo, este no respondió las llamadas.


El dirigente León aseguró que no permitirán nuevamente invitados en las listas tal como sucedió en las elecciones generales donde fueron puestos como senadores del MAS y hoy están en el Parlamento. Aseguró que para las elecciones subnacionales exigirán que todos los candidatos tengan un mínimo de 10 años de militancia para acceder a un cargo.