Escucha esta nota aquí

La Canciller Karen Longaric, confirmó a EL DEBER que tres de los cuatro pasajeros que fallecieron en el accidente aéreo la tarde del sábado en Trinidad, serán cremados y repatriados a España. Los restos de los españoles Alba Aparicio Fornas y Francisco José Gallegos, además de su esposa, la boliviana-española Deliz Salvatierra Velarde serán llevados al país ibérico; mientras que la hermana de esta última, Yandira Olivera Velarde, que también tenía doble nacionalidad, será sepultada en su natal Huacaraje. 

Por otra parte, la autoridad nacional señaló que el miércoles, 6 de mayo, serán 288 los ciudadanos españoles que abordarán un vuelo de la aerolínea Iberia desde Santa Cruz, con destino a Madrid. Precisamente, los cuatro pasajeros fallecidos en la tragedia aérea, viajaban desde Trinidad a Santa Cruz para abordar ese vuelo.

Longaric además comentó que hoy recibió una llamada del Alto Comisionado de la Unión Europea para las relaciones exteriores, Josep Borrell, para expresarle sus condolencias por el fallecimiento de los oficiales de la Fuerza Aérea Boliviana y también para agradecer la colaboración que el Gobierno boliviano ha otorgado al proceso de repatriación de tres de los fallecidos hacia España.

Apoyo a proceso electoral

Por otra parte, la Canciller señaló que Borell le reiteró el apoyo de la UE al proceso de pacificación desarrollado en Bolivia a partir de noviembre del pasado año y también ha comprometido su apoyo a las elecciones a través de una misión de observación electoral que acompañará los procedimienos pre-electoral, electoral y poselectoral.

“El apoyo que la comunidad internacional otorga al proceso democrático en Bolivia se traduce también en la confianza de que este Gobierno desarrollará comicios transparentes, democráticos, participativos y bajo los protocolos de seguridad correspondientes, de modo que no se arriesgue la vida de los bolivianos”, acotó la autoridad.