El expresidente habló de conformar milicias armadas como en Venezuela. Esas afirmaciones generaron rechazo en diferentes sectores, incluso al interior del MAS

15 de enero de 2020, 10:26 AM
15 de enero de 2020, 10:26 AM

La canciller de Bolivia, Karen Longaric, remitió en las últimas horas una carta a su par argentino, Felipe Solá, en la que le solicita que el Gobierno de Alberto Fernández repudie las afirmaciones del expresidente Evo Morales, que mencionó la posibilidad de conformar milicias armadas como en Venezuela.

Dentro de los puntos del texto se señala que el líder cocalero “se ampara en la figura del refugio e incita a la violencia, el odio, la discriminación, la subversión y el terrorismo”, “resguardándose en gobiernos y territorios que utiliza como base operativa para vulnerar la democracia y el estado de derecho en Bolivia”.

Las afirmaciones del exmandatario generaron duras críticas y que se le amplíe el proceso judicial que existe en su contra por sedición y terrorismo, sumando ahora la figura legal de incitación pública a delinquir.

Incluso al interior del MAS surgieron cuestionamientos. El senador Omar Aguilar consideró que las aseveraciones de Morales “perjudican” la campaña del ‘instrumento político’ de cara a los comicios del 3 de mayo; incluso llegó a señalar que Evo se convierte en jefe de campaña de los partidos de la derecha.

La misiva del Ministerio de Relaciones Exteriores agrega que “nos preocupa de Evo Morales induzca a la república de Argentina a infringir normas y principios internacionales que prohíben la injerencia en asuntos internos de los Estados, la agresión, la violación de los derechos humanos y el terrorismo, con todo lo que esto implica”.

Finalmente, el pronunciamiento advierte que “los bolivianos no permitiremos que esto ocurra, por lo que pedimos al Gobierno argentino repudiar las prácticas de Evo Morales, reñidas con la ley y el orden público internacional”.