Algunos estaban presentes, pero no estaban citados, otros estaban ausentes y los conminaron a viajar

25 de abril de 2022, 23:26 PM
25 de abril de 2022, 23:26 PM

Caos y desorganización se pudo percibir en el primer día de la presentación de testigos de cargo y descargo de las partes que están procesadas dentro del denominado caso ‘golpe II’, citaciones por WhatsApp, citaciones verbales, errores fiscales, fueron algunas de ellas.  


“Yo no fui citado legalmente, me mandaron un mensaje de texto indicando que era testigo y por eso me presenté, pero no me entregaron nunca una citación en físico, cuando me presenté recién me dijeron que declararé mañana”, relató el exministro de Defensa, Javier Zavaleta, quien tuvo que retirarse porque no se permitía la permanencia de las personas en la sala de audiencias.


No fue el único caso, el también exdiputado, Amilcar Barral, tuvo que realizar una peripecia viajera para llegar a la audiencia prevista para las 14:00 de este lunes, porque él se enteró de su citación por WhatsApp en Cochabamba.


“Me citaron en Cochabamba, yo estaba en otras actividades allá y solo llegó un mensaje de WhatsApp para que esté a las 14:00 y ya era mediodía; ¿cómo podía llegar desde Cochabamba?, y como la citación dice que pueden aprenderte tuve que viajar de emergencia y llegar a la audiencia”, dijo, y lamentó que todo hubiera sido en vano, porque los testigos de descargo deben volver el martes.


Por si fuera poco, Luis Guillén, uno de los abogados de la expresidenta, Jeanine Áñez, informó que la Fiscalía no logró acreditar a sus testigos de cargo por un error formal y que fue calificado como “fatal” por el abogado, pues los mismo no podrán ser tomados en cuenta en el proceso. El “error” que los fiscales olvidaron fue colocar los datos personales (generales de ley) de sus testigos en la acusación formal.


El fiscal Omar Mejillones reclamó al Tribunal de Sentencia que no se haya emitido los comparendos para citar a los testigos propuestos por la Fiscalía y el presidente del mismo, Germán Jiménez, explicó que en la acusación de la Fiscalía solo se hace referencia a actas de declaraciones y declaraciones de 17 personas, con fechas en que se las habría tomado. La Fiscalía entonces pidió reconsiderar su memorial para subsanar, pero su pedido no prosperó.


Más de una treintena de testigos figuran en las nóminas que tienen los funcionarios judiciales a quienes se permite el ingreso a la sala de sesiones. Los exministros Teresa Morales y Javier Zavaleta estuvieron presentes este lunes, pero también estaban convocadas otras exautoridades del MAS, como los entonces diputados, Víctor Borda, Susana Rivero o la expresidenta del Senado, Adriana Salvatierra.


Asimismo, por el bando de los testigos de descargo fueron convocados los exdiputados opositores como Amilcar Barral, Omar Aguilar, Rafael Quispe, Rose Marie Sandoval, Carlos Pablo Klinsky, Tomás Monasterio, Shirley Franco, Carmen Eva Gonzales, Wilson Santamaría, Gonzalo Barrientos y Homer Menacho.


Cual si fueran “bancadas”, opositores y oficialistas volvieron a verse las caras y cada uno declaró desde su perspectiva sobre lo sucedido. Los masistas aseguran que hubo golpe de Estado, mientras los opositores argumentaban las razones que llevaron al país a la situación de 2019.