Escucha esta nota aquí

El exministro de Gobierno, Carlos Romero, reveló este miércoles, que personeros del anterior Gobierno de transición, lo visitaron cuando guardaba detención preventiva en la cárcel de San Pedro, para pedirle que involucre al expresidente Evo Morales en algún caso de narcotráfico, pero que éste se negó.

“Hemos sufrido persecución política, policial, judicial y lo hemos hecho valientemente, porque nos hemos quedado para dar la cara. Cuando me visitaron en San Pedro y me dijeron que involucre a Evo Morales con un caso de narcotráfico a cambio de recibir ayuda jurídica, me he resistido tenazmente”, manifestó a radio Kawsachun Coca, tras su llegada al trópico cochabambino, donde miles de seguidores del exmandatario se dieron cita para darle la bienvenida, luego de un año de haberse refugiado en el exterior.

Sin embargo, el exministro no dio ningún nombre de las personas que lo contactaron para hacerle esa insinuación, pero dijo sentirse orgulloso de no haber traicionado de esa manera al expresidente.

No obstante, Romero lamentó que se le hubieran inventado procesos en su contra y que, por no contar con pruebas fehacientes, éstos se hubieran extinguido.

“Los procesos se han extinguido porque se ha cumplido el tiempo y no han podido demostrarme absolutamente nada. Pero vamos a evaluar con los abogados, si seguimos acciones legales por todos los perjuicios que nos han hecho, que realmente es bochornoso”, afirmó.

Llegada de Evo

Carlos Romero también se refirió a la fiesta de bienvenida que los allegados al MAS, le han hecho a Evo Morales, desde que ingresó al país, el lunes desde la localidad de Villazón (Potosí).

“Es un evento histórico porque se da fortaleza a la unidad del pueblo boliviano. El liderazgo de Evo Morales es indiscutible, es histórico. Pese a la arremetida salvaje de un grupo de mercenarios que ha asaltado el Gobierno bajo el auspicio norteamericano, el pueblo boliviano ha tenido la fortaleza para restituir a Evo Morales en la conducción del proceso de cambio”, señaló.

Miles de personas ovacionaron este miércoles al expresidente en Chimoré, su bastión cocalero. “En un año, nunca me sentí abandonado”, dijo Morales, al referirse a su año fuera de Bolivia, levantando aplausos de todos los presentes, según la agencia noticiosa AFP.

El expresidente también acusa a Estados Unidos, de provocar el “golpe de Estado” en su contra, evocando un interés de Washington en el litio boliviano.

Según los organizadores, el flamante presidente Luis Arce, también del Movimiento Al Socialismo (MAS) de Morales, iba a asistir a la celebración, pero el exmandatario explicó que “estaba en pleno proceso de organización de la gestión pública”.

Antecedentes

El 15 de enero 2020, Romero fue arrestado en La Paz y trasladado hasta dependencias de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), para ser investigado por presunta corrupción en la Unidad Ejecutora de Lucha Integral Contra el Narcotráfico (UELICN). También era investigado por supuesta manipulación de votos de miembros del tribunal.

Romero había sido sacado de la clínica donde permanecía bajo atención médica, bajo un cuadro de deshidratación, luego de pasar 48 horas encerrado en su casa sin alimentos ni agua, cercado por gente que exigía su aprehensión.

El 17 de enero, un juzgado anticorrupción resolvió enviarlo a prisión preventiva, mientras es investigado por uso indebido de influencias e incumplimiento de deberes en el mantenimiento de helicópteros designados para la lucha contra el narcotráfico.

El 5 de febrero fue vinculado con Dora Vallejos, esposa de Bismark Carlos Padilla, sentenciado por narcotráfico y quien posee un patrimonio de al menos $us 150 millones en 19 vehículos, además de equipos agrícolas, tres inmuebles urbanos, siete terrenos y 47 propiedades agrícolas en Santa Cruz.

El 10 de julio, una semana después de salir de prisión para cumplir detención domiciliaria, se anunció que la exautoridad estaba contagiada con coronavirus.

El 30 de junio, logró salir del penal, para cumplir detención domiciliaria, después de que la justicia aceptó sustituir su fianza de Bs 350 mil, con la anotación preventiva de un domicilio de la exautoridad.