Escucha esta nota aquí

La Policía Boliviana logró aprehender a 47 personas que habrían estado provocando acciones violentas en varias calles y avenidas de la ciudad de El Alto, rompiendo la cuarentena por el Covid-19. Todos ellos fueron trasladados a la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) de la ciudad de La Paz, donde prestan sus declaraciones informativas. La Policía Boliviana y las Fuerzas Armadas lograron despejar todas las rutas y patrullan las vías.

La Fiscalía Departamental de La Paz inició la etapa preliminar investigativa y los acusó por cuatro delitos, como atentado contra la salud pública, instigación pública a delinquir, destrucción de bienes del Estado y organización criminal, a quienes se los identificó por bloquear los caminos y algunos, estaban en estado de ebriedad.

Se reportó que al menos 200 camiones con alimentos y combustibles, estaban varados y eran coaccionados económicamente, por los bloqueadores, desde la noche del jueves, hasta el viernes.

Los incidentes empezaron la noche del jueves, cuando, por convocatoria en redes sociales, se llamó a un “cacerolazo” y “petardazo” rechazando las medidas del Gobierno por el coronavirus y la exigencia de elecciones urgentes.

En algunos distritos se instalaron bloqueos y se quemaron llantas, junto a la protesta. Más tarde, dañaron con piedras a dos Waynabuses que cumplían con el transporte del personal de salud. El grupo movilizado de pobladores también destrozó bienes institucionales de las Fuerzas Armadas.

“Actuaban muy agresivos con insultos con otras situaciones políticas que al Ministerio Público no le atañe”, manifestó el fiscal departamental de La Paz, Marco Antonio Cossío.

En algunas zonas de la ciudad de El Alto, se han reportado bloqueos, quema de llantas, protestas y destrozos a buses municipales, desde la noche del jueves. El Ministerio de Gobierno ha responsabilizado a personas afines al Movimiento Al Socialismo (MAS).

Las Fuerzas Armadas y la Policía anunciaron que los patrullajes móviles conjuntos se realizaran las 24 horas de viernes con la movilización, en primera instancia, de 150 efectivos militares. Los acompaña un dron de reconocimiento y tanquetas que recorren las calles de los distritos donde se habrían detectado actos vandálicos.