Escucha esta nota aquí

Los vecinos de la zona Ríos Seco, El Alto, exigen que la familia de Luz Maya Rubí P. H. abandone su casa, tras descubrirse en el interior de su vivienda el torso de Anakin Tancara, el joven estudiante que fue descuartizado.

Limberth Coca, director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) de esa urbe paceña, confirmó la protesta e instó a los vecinos a no cometer hechos de violencia y que esperen la decisión de la justicia.

“La junta de vecinos está sorprendida por estos hechos, han pedido que toda esa familia abandone la zona. Hemos hecho la recomendación para que se calmen los ánimos, porque la justicia determinará las sanciones”, dijo.

Ayer (jueves) la Fiscalía imputó a la joven y a Álvaro Roberto S. P. por el asesinato del universitario. Solicitan que ella sea remitida a la cárcel de Obrajes, y él al penal de máxima seguridad de Chonchocoro.

La protesta:


El comandante de la Policía Boliviana, Jhonny Aguilera, detalló el avance de las investigaciones, logrando establecer que fue un hecho premeditado, debido a que la expareja de Anakin fue quien lo llamó, convenciéndolo para que vaya a verla en su domicilio.

“Encontramos rasgos psicopáticos, total ausencia de remordimiento. Sucede que estamos ante la certeza de que la señorita convocó a la víctima, entre las 22:00 a 23:00. Ella tiene un perfil de manipulación y frialdad”, detalló.

El dantesco hecho de sangre causó conmoción en la población, que exige la máxima sanción contra los autores, quienes, inicialmente, negaron todo lo sucedido, incurriendo en contradicciones que fueron claves para determinar su responsabilidad.

“El torso estaba en la habitación, ellos planificaron la desaparición del cuerpo, primero con las partes más livianas. En horas de la tarde tenían planificado hacer los cortes al torso y esparcirlos, para liberarse de las evidencias”, explicó el director de la Felcc de El Alto.

Comentarios