Escucha esta nota aquí

En Estados Unidos, Bryan Samuel Berkman, dueño de la empresa Bravo Tactical Solutions LCL, que fue la intermediaria y acusada de pagar sobornos, abonó medio millón de dólares de fianza y se defenderá en libertad. Su padre, Luis Berkman Littman, también hizo efectiva una fianza de $us 350.000. Mientras que Sergio Méndez Mendizábal, exjefe de gabinete de Arturo Murillo, obtuvo detención preventiva. Lo mismo que Philip Lichtenfeld, según informó el abogado estadounidense Thomas Becker.

El jurista, conocido por defender a las víctimas de la masacre de El Alto en octubre de 2003, explicó a la radio Erbol que Murillo todavía espera su audiencia, mientras que los otros involucrados tienen un dictamen preliminar. 

Bryan Berkman es el dueño de la empresa intermediaria radicada en Estados Unidos, que recibió el contrato de 5,6 millones de dólares para la provisión de gases lacrimógenos. Junto a su padre, quien es amigo de Murillo, y Philip Lichtenfeld, habrían participado del esquema para pagar el soborno a los funcionarios bolivianos con el objetivo de favorecerse con la contratación.

Becker detalló que el exjefe de gabinete de Murillo no logró pagar una fianza y recibió detención preventiva. Lo mismo sucedió con Lichtenfeld. Méndez Mendizábal fue detenido el martes en Estados Unidos y se lo acusa de lavado de dinero tras favorecerse de un soborno de los Berkman. Lichtenfeld también fue parte de la negociación.

Murillo todavía se encuentra en una prisión de Miami y espera su audiencia para el 7 de junio. El abogado Becker explicó que la exautoridad puede recibir detención preventiva, ya que existe -dijo- el riesgo de fuga porque Murillo tiene el antecedente de haber salido de Bolivia antes de que se le instalen los procesos en su contra. 

Comentarios