Escucha esta nota aquí


Evo Morales le tenía un gran afecto a Romy Paz. Le decía la “gringuita” en las reuniones políticas del Movimiento Al Socialismo (MAS) en Santa Cruz de la Sierra. Paz llegó a ser candidata masista en las elecciones generales de 2014 y lo hizo por invitación del propio expresidente, según lo reconoció la también exconcejal de Unidad Cívica Solidaridad (UCS) y parte de la agrupación Santa Cruz Somos Todos (SPT), liderada por Percy Fernández y Angélica Sosa. 

Paz postuló sin éxito a la diputación uninominal por la circunscripción 45, en las elecciones que ganó el masismo.

Romy Paz fue conocida por ser parte de la estructura de UCS. Cuando era concejal, en 2004, era la suegra de Antonio Parada Vaca, quien es el principal acusado por el caso ítems fantasmas. 

El denunciado, quien se encuentra con paradero desconocido y orden de aprehensión, admitió que Paz lo introdujo a la Alcaldía cruceña y desde esa fecha Parada pasó por siete cargos en el municipio durante 16 años de funciones.

“Voy como invitada de Evo Morales”. Así justificó Paz su candidatura con el MAS en 2014. 

En esa ocasión dijo que a lo largo de su carrera política no tenía colores políticos y que llegó a la función pública con la misión de ayudar en el progreso de Santa Cruz de la Sierra. 

En su campaña recorrió su circunscripción “puerta a puerta” y prometió empleos para los cruceños si es que llegaba al curul de Diputados. En ese entonces compartió palestra en diferentes ocasiones con el propio Evo y exautoridades del partido azul.Antes, fue concejal de UCS y también llegó a ser parte de Santa Cruz Para Todos. Cuando Angélica Sosa era alcaldesa interina, Paz llegó a ser asesora del despacho edil. Luego se dedicó a labores particulares. 

También fue reina del carnaval en 1977 y es la madre de Valeria Rodríguez Paz, quien destapó el caso ítems fantasmas al denunciar a su exesposo, Antonio Parada Vaca, que salió de manera irregular del país.      

Comentarios