Escucha esta nota aquí

El ex ministro de Salud, Marcelo Navajas, es una de las pocas personas que ha logrado sobrevivir a dos paros cardiorrespiratorios. Es decir, que mientras era atendido, su corazón se detuvo un par de veces y pese a ello pudo sobrevivir para contarlo. Sin embargo, según el médico intensivista que fue uno de los testigos de ese episodio y que jamás olvidará que ocurrió el 13 de noviembre de 2010, la cárcel es de alto riesgo para él e incluso puede ser fatal en su caso.

“Hay que considerar dos aspectos. En primera instancia, por las medidas legales, no nos han permitido hacerle una valoración completa y está sometido a un alto nivel de estrés, lo que definitivamente puede causarle complicaciones muy serias a su salud, por un antecedente previo”, relató el médico intensivista Lucio Moya.

EL DEBER logró comunicarse con la esposa del ex ministro Navajas, Geraldine de Navajas, en dos ocasiones. La primera, se excusó de conversar porque se encontraba en una reunión con la abogada, Rosario Canedo. La segunda, señaló que estaba manejando e indicó que atendería el requerimiento periodístico “en otro momento”.

En un mensaje grabado, el ex ministro de Salud, Marcelo Navajas, dijo estar dolido por la determinación judicial, que le dio tres meses de detención preventiva, pero a la vez señala que es una persona fuerte y que luchará por su inocencia. El médico, implicado en un supuesto sobreprecio en la compra de 170 respiradores españoles, asegura que no está vencido y que buscará su libertad

Por su lado, el médico especialista Moya, relató un momento muy crítico que tuvo la salud del ex ministro Navajas, el 13 de noviembre de 2010. “Presentó un infarto en el miocardio. Se colocó un dispositivo. Pero luego de este procedimiento sufrió dos paros cardiacos. Fue socorrido por mi persona y por varios médicos. Pudimos salvarlo de esta condición que es muy grave, y de la que pocos sobreviven”, señaló.

Por eso es que Moya recuerda incluso la fecha, y nunca la olvidará. “Pudimos revertir el cuadro y hacer una reanimación cardiopulmonar (RCP). Si no se lograba este procedimiento, hace una década ya no estaría con nosotros”, explica.

Esta cardiopatía isquémica, según Moya, ha hecho que la ex autoridad siga un tratamiento permanente, para proteger su corazón

En criterio de Moya, el haber sufrido dos paros cardiorrespiratorios, es un tema que condiciona la vida de cualquier persona. “Ahora, la carga de estrés a la que está sometido, hace que la vida  del doctor corra peligro”, precisó. 

El galeno, advirtió que por esta razón, “lo mínimo a lo que debiera acceder es a un arresto domiciliario, por las condiciones que tiene”.

La abogada del ex ministro Navajas, Rosario Canedo, declaró que en la audiencia de medidas cautelares, que comenzó el sábado a las 18:00 y duró 10 horas, planteó y certificó ante el juez esta condición en la salud de su defendido. “Lamentablemente no fue tomada en cuenta”, dijo.