Escucha esta nota aquí

Las declaraciones de los implicados en el caso Senkata arrojaron una lista preliminar de 16 jefes militares que deben responder por la movilización de tropas entre el 11 de noviembre y el 19 de ese mes cuando se produjeron los hechos en la planta de YPFB en Senkata, La Paz.


Hasta el momento, cinco altos jefes del Ejército fueron enviados a prisión por esos hechos. Se trata de los generales, Iván Inchauste Rioja, Comandante General de Ejército del Gobierno de Jeanine Áñez; general, Luis Fernando Valverde Ferrufino, exdirector de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH); general, Franko Suárez Gonzales, comandante de la primera división mecanizada con asiento en Viacha, que estuvo dentro la planta de Senkata; coronel, Julio Tamayo Rivera, subjefe de operaciones del Comando en Jefe de las Fuerzas Armadas; y el último, el general Pablo Guerra Camacho, exjefe de Estado Mayor General del Comando en Jefe de las Fuerzas Armadas, quien fue enviado al penal de San Pedro la noche del sábado.


Guerra Camacho fue aprehendido el viernes en La Paz y sometido a una audiencia cautelar en la ciudad de El Alto. En ese marco, el Juzgado Primero de Instrucción en lo Penal, dispuso seis meses de prisión por los sucesos de Senkata.


Al igual que sus camaradas, Guerra fue acusado de asesinato y lesiones graves y leves, la Fiscalía pidió la reclusión de seis meses y el juez dio curso a la imputación. Los cinco jefes castrenses declararon ante la comisión de fiscales y hasta el momento hay 16 nombres de militares que deben comparecer ante la justicia.


“Se debe recabar declaraciones testificales a ser evacuadas por, Kevin Silvano Soliz Knniep- Comandante de la Unidad Regimiento Ingavi; teniente de fragata, Jaime Felipe Terceros Núñez; teniente coronel, Gerson Brito Pérez; capitán Rene Orlando Espinoza Vaca; sargento Édgar Choquehuanca Quisbert; teniente coronel Ricardo Escalera”, señala la imputación que presentó el Ministerio Público al juzgado.


Más adelante también señala que están pendientes las declaraciones informativas de los “sindicados” general Sergio Carlos Orellana Centellas, excomandante en Jefe de las FFAA; Víctor Hugo Zamora Castedo, exministro de Hidrocarburos; Carlos Arturo Murillo Prijic, exministro de Gobierno; y Luis Fernando López Julio, exministro de Defensa.


Las órdenes


El general Franko Suárez declaró el 1 de marzo ante los fiscales. Este oficial estuvo a cargo de los operativos en la planta de Senkata y describió las comunicaciones que tuvo con distintos jefes militares para implementar el plan “Sebastián Pagador” en todas las empresas estratégicas del Estado.


“En fecha 11 de noviembre a horas 19:00 del 2019 aproximadamente, encontrándome en Viacha recibo la llamada del general Víctor García Cuevas Jefe de Operaciones del Ejercito, quien me ordena que debo poner en ejecución el plan "Sebastián Pagador", haciendo llegar al comando Div. Med. 1 las diapositivas, la orden en Power Point en la cual se asignaban tres puntos estratégicos de seguridad para ser cubiertos por las unidades de mi División, estos tres puntos eran los siguientes: planta Senkata, complejo Senkata y estación el Kenko de ENDE”, señala la primera parte de la declaración de Suárez.


En su relato, salta hasta el 19 de noviembre y menciona los nombres de quienes recibió sus órdenes para intervenir en la planta de YPFB. Mencionó al coronel, Julio Tamayo Rivera, quien le pidió llegar hasta el Comando en Jefe de las FFAA en La Paz y al que no pudo llegar por los bloqueos.


También se comunicó con el teniente coronel, Kevin Soliz Kniep, Comandante del Regimiento de Caballería Cuarto Ingavi, este militar le dijo que estaba saliendo hacia Senkata.


A las 11:45 de aquel día recibió la llamada del general, Iván Inchauste Rioja (detenido), Comandante General del Ejército, quien le indicó que se habían suscitado incidentes en la planta y le dijo que las personas ya habían ingresado a la misma, se había tomado la prevención, derribado el muro perimetral y vaciado otras instalaciones de la planta.


Por esa razón, organizó tres patrullas a cargo de los oficiales Ricardo Escalera Rivero, Yerson Brito Pérez y Eduardo Santiesteban Stroebbel quienes comandaban unidades que debían cercar y retomar la planta.


Fue en esa comunicación que Suárez pidió a sus oficiales organizarse, “en tres patrullas de seguridad con equipo antimotines, munición de fogueo, munición no letal y munición de emergencia (munición de guerra) la cual debe de ser empleada solo con orden del escalón superior de acuerdo a la cadena de mando”, señala la declaración oficial.


También mencionó en su declaración al general, Luis Valverde Ferrufino (detenido), teniente Óscar Lizondo y la del comandante del Regimiento Ingavi, coronel, Elmer Soliz.



Comentarios