Escucha esta nota aquí

El alcalde de San Borja (Beni), Jorge Áñez Claros, será cautelado en la clínica Velasco, de la ciudad de Trinidad. La audiencia, que se instaló este lunes en el juzgado anticorrupción de San Ignacio de Moxos, ingresó en un cuarto intermedio cerca del mediodía para continuar mañana (martes) a las 14:00 en la capital beniana. El burgomaestre es acusado de supuestos hechos de corrupción.

Después de más de dos horas de audiencia, la defensa del imputado presentó un certificado médico que justificó la ausencia de Áñez en San Ignacio, por lo que la jueza Arakuji Ayaviri Omonte, determinó trasladar la cautelar a la clínica donde Áñez se encuentra internado por una operación de apéndice.

“Esta es una de las 26 demandas que tiene Jorge Áñez en los 10 años que lleva como alcalde de San Borja. Esperemos que se haga justicia”, afirmó a EL DEBER, María del Carmen Viruez, abogada de una de las partes querellantes.

Por esta audiencia existe una gran expectativa en San Borja, ya que de ser encarcelado no será la primera vez que Áñez vaya a parar al penal de Mocoví. En 2017 también fue procesado por la presunta comisión de los delitos de incumplimiento de deberes, uso indebido de influencias y conducta antieconómica. Por esas acusaciones estuvo seis meses en prisión.

A un grupo de mujeres que acusa a la autoridad borjana también se suman concejales que quieren ver a Áñez tras las rejas. Gonzalo Guiteras, del MNR, indicó que el alcalde viene evadiendo a la justicia desde hace más de dos años.

“Es una excusa más de las tantas veces que quiere evadir la justicia. Supuestamente lo operaron de emergencia ayer y que tiene 10 días de baja médica”, indicó Guiteras desde San Ignacio de Moxos, hasta donde viajó con otros de sus colegas para seguir de cerca el desenlace de la cautelar en contra de Áñez.