Escucha esta nota aquí

La campaña electoral de Comunidad Ciudadana (CC) se centró en el área urbana del país y poco se hizo en el campo. Esa es la percepción de analistas, que también destacan el trabajo del Movimiento Al Socialismo (MAS) tanto en ciudades y la zona rural. La alianza Creemos se concentró en el departamento de Santa Cruz, aunque también su binomio salió a otras regiones de Bolivia.

Carlos Valverde, periodista y analista, consideró que la campaña de Mesa no fue “efectiva” porque el candidato no salió a “caminar” a varios puntos del país. Ese trabajo -dijo- lo hizo Gustavo Pedraza, su acompañante de fórmula, quien recorrió el área rural de Santa Cruz.

“Se durmió la gente de Mesa (...) ha aflojado la campaña durante el último tramo de carrera. (Mesa) no llegó a zonas rurales, como lo hizo Luis Arce. A mi parecer, Mesa esperó los votos en el último tramo de la campaña, Mesa no los buscó”, aseguró Valverde.

Mientras, el politólogo Marcelo Silva cuestionó la campaña electoral que desarrolló Carlos Mesa. A su parecer, el candidato se aferró del pedido del “voto útil” y dejó de lado el trabajo en las calles, pero sobre en el área rural del país, donde el MAS obtuvo la victoria casi en todos los departamentos.

En un primer aspecto, la campaña de Carlos Mesa fue mala porque solamente trató de refugiarse o acicalar mérito de la famosa consigna del voto útil, que no consistía más que en que el resto de los candidatos se bajaran para que él ganara la elección. Un segundo aspecto es que el candidato no salió a las calles, lo que hizo que su campaña sea muy pasiva, muy parca”, detalló Silva.

La campaña de Mesa

Carlos Mesa obtuvo el segundo lugar en las elecciones generales del 18 de octubre. Su alianza, Comunidad Ciudadana (CC), obtuvo el 28,83% del respaldo popular, muy detrás del MAS que ganó los comicios con el 55,1% de votos. 

Mesa remarcó que su agrupación será la primera fuerza opositora en la Asamblea Legislativa Plurinacional, instancia donde tendrá 52 legisladores: 11 senadores y 41 diputados.

Silva remarcó que el binomio del MAS, Luis Arce y David Choquehuanca, recorrieron el país y llegaron a zonas donde ni Carlos Mesa ni Luis Fernando Camacho pisaron. “El MAS tiene un voto duro en el campo, eso quedó confirmado. Es un voto fiel a Evo Morales y al partido. Por eso sus adversarios descartaron ingresar a zonas que son bastiones del MAS, como el Chapare, no vi a Camacho en El Alto, Mesa y Camacho tampoco fueron al norte de Potosí. Todo eso influyó y por eso el MAS obtuvo los resultados que tiene”, consideró.

La campaña de Camacho fue más movida que la de Mesa. El binomio de Creemos, Camacho y Marco Pumari, se mostraron juntos en varios puntos del país, pero sobre todo se enfocaron en el departamento de Santa Cruz, donde obtuvo el 45,07% de la votación. En la capital cruceña ganó en siete de las ocho circunscripciones.

“Lo de Camacho fue interesante. Salió más que Mesa a la calle, a realizar campaña, pero se concentró en el oriente e hizo un paso corto por el occidente”, afirmó el politólogo Andrés Mendoza.