Escucha esta nota aquí

Durante julio, el Cementerio General de La Paz realizó 2.136 entierros y cremaciones, cinco veces más que el mismo mes en 2019, cuando hubo 411 difuntos. Sostienen que el pasado mes fue uno de los más complicados en los últimos 50 años.

Los datos indican que durante la última semana se realizaron 75 entierros y 10 cremaciones, que es superior a la cantidad de sepelios que se hacían en meses pasados, atribuyendo eso a la difícil y dramática situación que vive la sede de Gobierno frente al Covid-19.

Desde marzo, cuando la pandemia llegó al país, 3.887 servicios, entre inhumaciones y cremaciones; de esa cifra, 800 son casos sospechosos y confirmados de coronavirus, según los certificados médicos de defunción

“Julio ha sido el mes más complicado para los cementerios porque se ha realizado la mayor cantidad de entierros de los últimos 50 años, se atendieron más de dos mil cadáveres que representan un incremento superior al 500 por ciento comparado con los entierros en cualquier mes de cualquier otro año”, manifestó el director de Empresas, Entidades y Servicios Públicos, Martin Fabbri.

Respecto al supuesto uso de una fosa común, reiteró que no es necesario porque aún hay espacio en nichos. “A la fecha aún quedan espacios en nichos, pero en menor medida, por lo que nos hemos visto obligados a utilizar el entierro en suelo”, complementó el funcionario.

Ayer un informe de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) daba cuenta sobre el levantamiento legal de 191 cuerpos en todo el país en las últimas 72 horas, siendo La Paz la región en la que más procedimientos se realizaron.

Comentarios