Escucha esta nota aquí

La versión del portal ChequeaBolivia.bo sobre la renuncia de la exdiputada Susana Rivero se contrastó en la noche de este viernes luego que el portal digital afirmara que Rivero sí presentó su renuncia el 10 de noviembre de 2019 a las 20:06. La exlegisladora del MAS reaccionó a través de su cuenta en Twitter y dijo que esa información era falsa.


“Mediante el uso de la herramienta Wayback Machine, que sirve para guardar copias de contenidos en la web y así consultar en caso de haber sido borradas, ChequeaBolivia verificó que Rivero difundió una carta de renuncia en su cuenta oficial de Twitter el 10 de noviembre del 2019 a 8:06 PM”, señala la nota de este portal.


Este viernes en la mañana, la exlegisladora del MAS acudió ante la Fiscalía y negó que hubiera presentado su renuncia al cargo de primera vicepresidenta de la Cámara de Diputados. Relató que lo hizo recién el 14 de noviembre cuando se había consumado el gobierno de Jeanine Áñez.


“Si fueron capaces de matar diciendo que el pueblo se disparaba a sí mismo; de organizar ataques simultáneos que varios de nosotros sufrimos a la misma hora; de marcar a nuestros hijos menores amenazándolos de muerte, son capaces de todo, incluida la fabricación de renuncias fake”, señaló Rivero a las 19:33 de esta noche de viernes, luego que se publicara la noticia de ChequeaBolivia.


La polémica surgió porque la Iglesia Católica afirmó en el documento que presentó, “Memoria de la Iglesia Católica sobre los hechos para la pacificación del país en 2019” que en las negociaciones que se realizaron en la Universidad Católica, las dos legisladoras, Adriana Salvatierra y Susana Rivero rechazaron la posibilidad de asumir la conducción del país y que fue por esa razón que se planteó de que Jeanine Áñez sea la primera mandataria.


“El país necesita respuestas, el país necesita justicia y a la Iglesia Católica, que me ha excomulgado muchas veces, le digo que Dios perdone sus pecados”, manifestó Rivero este viernes antes de ingresar a la Fiscalía de La Paz.


El también ex senador del MAS, Omar Aguilar, relató que en el pleno nunca se trató la renuncia de Susana Rivero el 10 u 11 de noviembre, porque no se podía sesionar. Asimismo, recordó que todas las renuncias que hubieran llegado a la Asamblea debían ser remitidas al Tribunal Supremo Electoral (TSE) que es la instancia que habilita a sus suplentes. También dijo que todas las renuncias que se hubieran realizado con presión de por medio no surten efecto legal y que ese tipo de actos tiene respaldo de sentencias constitucionales.


Comentarios