Escucha esta nota aquí

David Choquehuanca reapareció en medio de la pugna interna que vive el Movimiento Al Socialismo (MAS). El vicepresidente participó ayer vía telefónica en el ampliado del partido oficialista en la ciudad de Montero. Ahí, la autoridad se refirió a la situación que atraviesan los sectores afines al oficialismo y pidió unidad ante “intereses” políticos que pretenden dividir a las organizaciones que lo respaldan. En Santa Cruz, le piden a Evo Morales que baje a los municipios y que no se limite a dirigir el partido por teléfono.

“Sigamos fortaleciendo nuestras organizaciones. No vamos a permitir que nos dividan, hay muchos intereses que nos quieren dividir, que nos quieren hacer pelear entre nosotros, no lo vamos a permitir; sobre todo la juventud, la juventud tiene que defender y la experiencia de los mayores es importante, se complementan la experiencia de los mayores con la juventud”, afirmó Choquehuanca vía telefónica.

El diputado Rolando Cuéllar fue quien se comunicó con Choquehuanca y desde su teléfono en altavoz se dirigió al público asistente en Montero. El vicepresidente reapareció tras dar positivo al Covid-19 y dijo que le hubiera gustado participar del acto, pero se excusó por todavía estar aislado.

Choquehuanca insistió en que hay “intereses” al interior del MAS que buscan debilitar las organizaciones que apoyan al vicepresidente. En el último tiempo surgió el denominado Bloque Choquehuanca, grupo de públicamente se manifestó en apoyo al segundo mandatario. La autoridad pidió cambiar el denominativo de bloque y sugirió un cambio de nombre.


El propio líder del MAS, Evo Morales, mencionó la existencia de tres corrientes al interior del oficialismo: la que respalda a Luis Arce, la que apoya a Choquehuanca y otra que es conformada por sus seguidores. Esos tres bloques están insertados en el Ejecutivo y es la de Evo la que va perdiendo terreno. Morales calificó como un “error garrafal” el grupo que apoya al vicepresidente.

Desde Santa Cruz, la dirección departamental del MAS pidió a Morales bajar a los municipios y no dirigir el partido vía telefónica. El presidente del MAS Santa Cruz, Marco Fernández, consideró que el expresidente es engañado por su entorno y por la dirigencia cocalera del Chapare.

Queremos decirle al compañero Evo y a su dirección nacional que cualquier decisión o reconocimiento, hermano Evo, debe bajar a los municipios y al departamento para coordinar con las direcciones seccionales, departamentales y organizaciones sociales (…) Que no se haga mamar, hermano Evo, con los grupos que se van a reunir a Lauca Ñ”, afirmó Fernández.  

Son varios grupos y sectores que están detrás del vicepresidente. En el gabinete tiene presencia con el canciller Rogelio Mayta, el ministro de Obras Públicas, Édgar Montaño; el ministro de Salud, Jeyson Auza; el ministro de Medio Ambiente, Juan Santos Cruz; y la ministra de Culturas, Sabina Orellana.

También están como simpatizantes los ministros Remmy Gonzales, de Desarrollo Rural; Verónica Navia, de Trabajo, y Édgar Pary, de Educación.

Además, están con el vicepresidente Choquehuanca los viceministros Freddy Bobarín, de Coordinación Gubernamental; Juan Villca, de Coordinación con los Movimiento Sociales; Freddy Mamani, de Relaciones Exteriores; Eva Chuquimia, de Gestión Institucional y Consular; César Siles, de Justicia y Derechos Fundamentales, y Jorge Silva, de Defensa del Consumidor.

En el Legislativo también surgen nombres que apoyan a Choquehuanca. Uno de ellos es el diputado cruceño Rolando Cuéllar, quien es crítico al grupo de Evo Morales. El legislador aseguró que en el Gobierno están “cerradas las puertas” para que los allegados al expresidente ocupen cargos en el Ejecutivo.

Comentarios