Escucha esta nota aquí

El vicepresidente David Choquehuanca ayer pidió evitar divisiones en el país una vez que se conozcan los resultados del Censo población y vivienda que se realizará en noviembre próximo.

“El censo seguramente nos va a arrojar algunos datos que nos va a permitir poner en marcha programas de acción. Por eso, es importante que el pueblo participe de todo este proceso. Todos somos hermanos, no podemos estar enfrentados y sembrar la división”, manifestó la autoridad durante un conversatorio con representantes juveniles de todo el país que se reunieron en Santa Cruz para reflexionar sobre los escenarios de conflictividad y las propuestas en favor de una gobernanza efectiva.

En el encuentro, promovido por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el vicepresidente también subrayó que esas divisiones pueden generar pérdidas para las regiones. “Quien se divide pierde; no avanza. Bolivia dividida, pierde”, remarcó.

La polarización y el deterioro ambiental generado por la producción minera con el uso de mercurio también fue identificaron por los jóvenes como posibles detonantes de tensiones futuras.

Frente a la polarización, Choquehuanca insistió en la necesidad de que el poder “fluya” y no se quede en manos de pequeños sectores de la sociedad. “Si nosotros buscamos la paz, tenemos que luchar por la igualdad. No sólo la economía se tiene que redistribuir, también el poder se tiene que redistribuir. El poder no se puede concentrar en un grupo, en manos de unas personas, el poder tiene que fluir, tiene que circular. No buscamos el poder para unos cuantos”, remarcó en una intervención en la que no se refirió a su partido, el MAS, sino a principios de la cosmovisión andina.

PROGRAMA
El PNUD está impulsando una serie de encuentros en favor de la paz. Durante la segunda semana de mayo reunió a periodistas de todo el país y este fin de semana lo hizo con jóvenes. La idea es evitar graves tensiones como la de la crisis de 2019.

Comentarios