Escucha esta nota aquí

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) calificó como un "accidente involuntario" la reacción dada a una publicación del expresidente Evo Morales en las redes sociales (Twitter) en la que se refería a una faceta de la emergencia sanitaria en Bolivia, según lo expuesto por las autoridades nacionales.

"Los bolivianos vuelven a vivir la escasez: largas filas para comprar alimentos, medicamentos y gas en medio de la incertidumbre y pandemia. El pueblo no solo tiene que luchar contra el #Coronavirus sino por sobrevivir como puede, en total abandono”, escribió Evo en Twitter y la CIDH le dio un 'Me Gusta' desde su cuenta en dicha red social.

La Procuraduría General de Estado (PGE) informó que la CIDH ha tomado la decisión de adoptar como política general de no permitir el 'me gusta' en cualquier tipo de publicación en su cuenta de Twitter; existe una prohibición que establece que los organismos internacionales de la OEA no pueden interferir en asuntos internos de los países.

El error de la CIDH fue haber dado "respaldo" a un mensaje publicado en esa red social por Morales, en el que denuncia que el pueblo se encuentra abandonado en medio de la pandemia de coronavirus, "como parte de la campaña que realiza para empañar el proceso de recuperación y fortalecimiento de la democracia boliviana", según la PGE.

Vale recordar que la CIDH ya señaló en su momento que este hecho habría sido accidental. "Respetando el derecho a la libertad de expresión de quien redactó la nota y la fuente de la misma, informamos que la CIDH no ha ubicado el mencionado 'Me Gusta' en el tweet al que hacen alusión en la publicación", manifestaron desde el ente internacional semanas atrás.

Ante esta situación, la PGE envió un reclamo dirigido al presidente de este organismo y como consecuencia de esto, la semana pasada el Presidente de la CIDH, Joel Hernández García, y el secretario ejecutivo Pablo Abrão, quienes calificaron como involuntario el 'Me Gusta'.

En la mencionada nota, las autoridades de la CIDH también señalan que es imposible precisar cómo ocurrió este “accidente involuntario”; sin embargo, afirman que el “me gusta” ya no existe más y concluyen lo siguiente: “Como lección aprendida en este desafortunado episodio la CIDH ha tomado la decisión de adoptar como política general la prohibición mencionada".

El Procurador General del Estado, José María Cabrera, constantemente ha denunciado que la CIDH cumple sus funciones con una visión sesgada y política, y ha hecho un constante llamado para que este importante organismo de la OEA actúe con imparcialidad, dando cumplimiento a sus tratados constitutivos.