Escucha esta nota aquí

En una reunión con las nueve organizaciones regionales de la Coordinadora de las Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica (Coica), de la que es parte la Cidob orgánica, y el equipo de la Organización Panamericana y Mundial de la Salud (OPS/OM S), se establecieron acuerdos y se trabajó en una hoja de ruta conjunta, en beneficio de los pueblos y nacionalidades indígenas de la cuenca amazónica. 

"Como dirección nacional de 34 nacionalidades de pueblos indígenas de tierras bajas, hicimos conocer a nivel internacional que estamos atravesando una situación crítica por el avance de contagio por Covid-19 en los pueblos y territorios indígenas", dice el comunicado oficial sobre el encuentro.



Otro punto abordado fue la molestia de los indígenas de la Cidob orgánica con el Gobierno nacional, sobre el incumplimiento de la cuarentena. Puntualmente, el representante  de la Cidob orgánica Alfredo Moreno denunció que los decretos supremos sobre la paralización total de todas las actividades públicas y privadas en Bolivia son un engaño para los pueblos indígenas.  "El Gobierno nunca paralizó las actividades extractivas de gas y petróleo en el pozo Sipotindi X-1, en territorios indígenas de Chuquisaca; es cómplice, en el norte de La Paz, en la TCO PILCOL, comunidad indígena Santa Rosa, municipio de Guanay,  han atropellado de manera prepotente, amparados y en complicidad de la fuerza del orden pública para destruir los territorios ancestralmente conservados, por más de 50 años, y de manera ilegal están extrayendo oro aluvial". 

Moreno también cuestionó a la Autoridad de Fiscalización y Control Social de Bosques y Tierra (ABT), por avalar estructuras  del anterior régimen de Gobierno (MAS) para seguir explotando los recursos naturales de las comunidades, en beneficio de grupos de poder. "No respetan las formas de organizaciones y la elección de sus autoridades en los pueblos y comunidades indígenas", aseveró. 

Covid-19, motivo de emergencia indígena

Según el informe presentado en la reunión realizada por Zoom, a escala nacional ya se habrían alcanzado los 57 casos positivos de Covid-19, con 20 muertos y 165 sospechosos, en su mayoría indígenas que habitan en zonas urbanas y que recurren a los centro de salud sin que siquiera les tomen la temperatura. "Los mandan a sus casas, argumentando que los llamarán para ir a tomar las muestras correspondientes".

Esperan que la curva de contagio no sea tan pronunciada, ya que el Covid-19 se encuentra en territorio chiquitano, es el caso de San Antonio de Lomerío, San Matías, San Ignacio, San José de Chiquitos, Concepción, Puerto Suárez y Guarayos. "Si ni en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra atienden a pacientes con síntomas, mucho peor llegarán a nuestras comunidades, que están en zonas rurales, muy lejos de acceder al derecho a la salud". 

El representante invocó la atención del Gobierno nacional. "Señores, somos 46 territorios indígenas de tierras bajas que estamos con una alta vulnerabilidad de contraer el Covid-19, por estar dentro de los municipios que cuentan con más de mil casos confirmados y hasta la fecha brilla por su ausencia la activación de mecanismos de prevención. Además, no se trabaja para precautelar la soberanía alimentaria originaria, a través del control de la piratería de madera que destroza nuestros frutos silvestres, fuente de alimento y sostenibilidad, solo por afán de aprovecharse de la madera, caza y pesca ilegal, que a diario sufrimos, y 'de yapa' imponen decretos para destruir nuestros bosques y sembrar veneno (por los transgénicos)", dijo.

En el comunicado también responsabilizaron a los otros niveles de Gobierno, porque "ninguno ha desarrollado políticas con respuestas estructurales para atender las demandas de nuestros territorios indígenas, que hagan frente a la crisis sanitaria y económica, situación que cada día aumenta y preocupa".