Escucha esta nota aquí

Un conglomerado de casi 500 biotecnológos bolivianos y persona afines a esta áreas de la ciencia dieron pie al génesis de un nuevo capítulo para el área de investigación y desarrollo a escala nacional con la conformación de la Sociedad Boliviana de Biotecnología, misma que emergió en el  II Congreso Científico de Biotenología 'Bolivia Innova 2020', que se desarrolló en los últimos días vía virtual con la participación de actores nacionales y extranjeros.

La especialista en biotecnología ambiental Cecilia González remarcó que esta iniciativa apunta a promover el estudio, la investigación, difusión y cooperación técnica en Bolivia en todos los ámbitos de este campo, así como fomentar investigaciones en esta área.

"Esta sociedad pretende impulsarr propuestas y normativas de políticas públicas desde la sociedad civil con un enfoque científico para el avance de la biotecnología en Bolivia", manifestó González, a tiempo de resaltar que en los próximos días se difundirán nuevos detalles sobre esta nueva institución que apunta a fortalecer diferentes sectores, no solo el agro.

Por su parte, María Mercedes Roca, experta internacional en biotecnología y bioingeniería, resaltó que la articulación de estos escenarios busca el apoyo a la ciencia, el avance tecnológico, la sostenibilidad ambiental, la justicia social y la responsabilidad ética de velar por la bioseguridad. 

"Específicamente apoyamos el uso de las herramientas de la biotecnología  con fines benéficos, para desarrollar organismos genéticamente modificados y editados, incluyendo el uso de cultivos en apoyo al sector agro-alimentario de Bolivia, responsable de resguardar la seguridad alimentaria en tiempos de crisis sanitaria", resaltó la especialista.

Además, Roca expuso que los biotecnólogos del país son conscientes en la necesidad de producir “más con menos”, es decir, producir más biomasa (alimentos, fibra, madera, biomateriales, otras materias primas biológicas y biocombustibles) y frenando el avance de la frontera agrícola, utilizando menos tierra e insumos agrícolas y aportando a los diferentes modelos productivos, desde la agricultura de subsistencia, la orgánica y  convencional, hasta una agricultura intensiva y sustentable. 

Desde este punto de vista, los prefesionales y científicos ligados a este campo consideran que de esta manera se pueden realizar aportes a la conservación de la diversidad biológica, a la sostenibilidad ambiental, a la seguridad alimentaria y a la capacidad agroexportadora,  que a su vez genera empleo, crecimiento económico y bienestar social para Bolivia y la región.

Actualmente, desde el sector público y privado apuntan a la biotecnología como la herramienta para salir de la crisis acentuada por el Covid-19

El pronunciamiento y la confirmación de esta sociedad se da en un contexto en el que Bolivia busca desde diferentes frentes la aprobación de nuevos eventos ligados al agro frente a una acción popular interpuesta por activistas del área ambiental que pretende frenar el modelo productivo cruceño.

"Los biotecnólogos bolivianos, como miembros responsables, conscientes y activos de la sociedad, entendemos los miedos y preocupaciones que lo nuevo, lo diferente y lo desconocido generan en la población. Por ello, estamos comprometidos a aportar nuestro  esfuerzo, tiempo y conocimiento a la educación y a la comunicación activa de la ciencia a diferentes segmentos de la sociedad", subrayó Roca.

La coordinadora de la carrera de Biotecnología en la Universidad Católica Boliviana​​, Natalia Montellano, sostuvo que actualmente la biotecnología no solo se apega al impulso del agro, sino también hacia otros frentes como el ambiental, industrial y sanitario, donde Bolivia puede tener potencial. "Una próxima pandemia nos debe encontrar preparados", manifestó.

Desde este sector ven con preocupación y rechazo las campañas de origen extranjero, de desinformación y activismo que desacreditan y demonizan a los productos de la biotecnología, mezclándolos  con ideologías políticas, sin rigor  científico.