Escucha esta nota aquí

El ministro de Salud, Jeyson Auza, no descarta la posibilidad de aplicar las vacunas elaboradas en Cuba en personas de entre 12 y 17 años de edad. Por el momento, solo se trata de una consideración, que se pudiera concretar "en caso de que los estudios sean exitosos".

El anuncio ha levantado innumerables voces de rechazo. Por eso, revisamos las páginas científicas que aportan información sobre las vacunas contra el Covid-19.

1. Cinco vacunas cubanas se trabajan en dos laboratorios diferentes. El Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología ha presentado dos vacunas identificadas como Abdala, en referencia a un poema de José Martí, y Mambisa, en alusión a la denominación que recibían las personas que lucharon por la independencia de Cuba contra el imperio español. 

El Instituto Finlay de vacunación  cuenta con las variantes Soberana 01, Soberana 02 y Soberana Plus. Por el momento, Cuba ha impulsado solo dos de estas cinco vacunas para su aplicación en personas. 

Tanto la Abdala, con tres dosis, como la Soberana 02, con dos dosis, están distribuyéndose en la isla.

2. Ambas vacunas se sustentan en la subunidad proteica para combatir el virus. El virólogo cubano afincado en Brasil, Amílcar Pérez Riverol, explica el funcionamiento de las fórmulas cubanas. En referencia a la versión Abdala, señala que recurre a una fracción proteica del propio SARS-CoV-2 que une al receptor RBD de la proteína S del virus, y su esquema de aplicación es de tres dosis en un intervalo de 14 días. 

En el caso de la vacuna Soberana 02, se combina el RBD con el toxoide tetánico, que logra potenciar la respuesta inmune.

3. Eficacia. Las autoridades cubanas resaltan el resultado de las vacunas y consideran ambas aptas para el uso en personas. Eduardo Martínez, presidente de BioCubaFarma, el grupo empresarial que aúna la industria biotecnológica y farmacéutica en la isla, asume que la variante Abdala alcanzaría un 92% de eficacia, similar a la Moderna y la Pfizer, con las tres dosis contempladas. La vacuna Soberana 02 refleja una efectividad del 62%cifra suficiente, pero baja, similar a la de la china Sinovac, cuya eficacia ha sido cuestionada en varios países latinoamericanos.

4. Sin estudios fehacientes. Las autoridades cubanas tramitan ante la Organización Mundial  de la Salud (OMS) el permiso para la aplicación de las vacunas Abdala y Soberana 02. Por el momento, se aguarda el estudio de la eficacia de ambas versiones por parte de las agencias reguladoras de farmacéuticos a nivel mundial. Los datos que se han conocido solo son validados por las autoridades cubanas. 

Tampoco se conoce el aval de revistas científicas que describan los resultados obtenidos durante la fase III de experimentación en personas. En el caso de la Soberana 02 se han realizado los ensayos con 44 mil personas en La Habana, mientras que 48.000 personas recibieron las tres dosis de Abdala en Santiago, Guantánamo y Granma. Para el representante de la OPS en Cuba los resultados obtenidos son "esperanzadores, pero todavía preliminares". 

5. Distribuida en Cuba y en Venezuela. A pesar de la las vacunas cubanas no cuentan con autorización para su comercialización, las autoridades de salud de la isla ya han comenzado a aplicarla con los "grupos de riesgo", entre ellos a los trabajadores de salud.

Además, han enviado a Venezuela un primer lote de 12 millones de vacunas. Las instituciones médicas que se mantienen de manera independiente a las voces oficialistas han señalado "su preocupación" ante un "producto de dudosa credibilidad científica".

Lea también


Comentarios