Escucha esta nota aquí

Por Brissa Pabón

En rincones, techos y jardines de la mayoría de viviendas podemos encontrar insectos, arácnidos y otros artrópodos (invertebrados con esqueleto externo) que conviven con nosotros. Y aunque muchos parezcan inofensivos, pueden conllevar un gran peligro al ser altamente venenosos, llegando a ser letales de no ser tratados a tiempo.

Banny Zelada Pérez, médico especialista en toxicología clínica, indica cuáles son los casos  de picaduras más comunes que llegan al Centro de Información Toxicológico (CIT) de Santa Cruz.

“En cuanto a arácnidos, tenemos a la viuda negra (Latrodectus), a la araña del rincón o también llamada violinista por la forma de su cuerpo (Loxosceles laeta), que es una de las más comunes en nuestros hogares y a la araña bananera (Phoneutria). De esta última no hemos tenido casos este año, pero sí existen en Bolivia”, comenta la experta.

Araña viuda negra

La araña 'viuda negra' llega a medir hasta tres centímetros, tiene el abdomen globuloso de color negro con manchas rojasNo es agresiva, y solo reacciona si se la molesta. 

La viuda negra vive al aire libre, debajo de piedras, letrinas, entre hierbas, galpones y depósitos. 

Tras la picadura, el dolor aumenta y se acompaña de contracturas musculares, temblores y rigidez de abdomen. Suele aumentar la temperatura, presentar taquicardia, arritmias y sudoración.

Araña de los rincones

Por otro lado, la araña de los rincones mide tres centímetros y es de color marrón. Su hábitat es intradomiciliario, vive en los rincones, detrás de los cuadros, entretechos, guardarropas, etc.; es decir en lugares oscuros y secos. No es agresiva, solo pica en defensa propia.


Sobre todo en Chuquisaca se han visto varias muertes por este tipo de araña.

La persona picada por este tipo de araña comienza a sentir dolor y distintas manifestaciones en la piel, como un edema (hinchazón), coloración rosada o violácea de la piel, ampollas de contenido sanguíneo, etc. Además, puede haber fiebre, taquicardia, dolor de cabeza, náuseas, falla renal, convulsiones, entre otras. 

Araña bananera 

La araña bananera vive en los plantíos de bananas, por lo que, cuando los recolectores hacen su trabajo, pueden ser atacados por esta agresiva inquilina. También llegan a la ciudad en cajas que transportan bananas o plátanos. 


A nivel mundial es una de las más tóxicas y temida por su alta peligrosidad, además de su comportamiento agresivo cuando es amenazada levanta las patas anteriores. 

Algunos de los efectos secundarios de su picadura son: pérdida del control muscular, dolor intenso, dificultad para respirar y si la persona  no es tratada con el anti veneno, puede provocar su muerte debido a la falta de oxígeno; en general, en los seres humanos, su veneno tarda de 2 a 12 horas en provocar dicho efecto.

Alacranes

Habitan bajo piedras, corteza de árboles, grietas del terreno, entre la leña, alcantarillas, etc. Todas las especies poseen veneno pero la peligrosidad depende del tipo de alacrán. En este caso el más venenoso es el Tityus trivittatus. Se identifica por ser de color marrón claro y tener en el dorso de su cuerpo rayas más oscuras.

Generalmente, las picaduras de alacrán ocurren en horarios nocturnos, más comúnmente en los miembros inferiores y ocasionan dolor local.

Gusano peludo

Conocido también como taturana oblicua (Lonomia oblicua) Estas orugas tienen pelos urticantes muy venenosos. Al producirse el contacto puede haber dolor, pero después comienza un malestar semejante al que produce una comida que cayó mal, y dolor en la parte posterior de la cabeza. 

Hay que saber diferenciar esta especie de otras parecidas pero inofensivas. La taturana por lo general es de color marrón claro con matices verdes o amarillo ocre. Miden entre seis a siete centímetros de largo. Se las encuentra en árboles silvestres como el cedro, higuera u otros árboles frutales como el ciruelo, durazno o palta. 

El contacto con esta oruga puede producir cuadros hemorrágicos. Si no son tratados, llegan a ser mortales.


Y ¿qué debemos hacer en caso en caso de ser picados? Zelada recomienda primero lavar con agua y jabón la zona, y acudir lo antes posible a un centro asistencial.

“Algo muy importante a resaltar es que no se deben usar antisépticos que coloreen la zona porque terminarán confundiendo al médico que haga la evaluación”, explica la toxicóloga.

Tampoco recomienda el uso de torniquetes, ni hacer cortes o succionar la zona afectada.

Graves consecuencias

En cuanto a las consecuencias, dependerán del animal ponzoñoso involucrado, puesto que algunos son mas venenosos que otros y se tiene que evaluar si el animal o insecto ha atacado previamente, o si ha comido, dado que, si esto ha ocurrido, tiene menos veneno.

“Si bien la mayoría de los casos recibidos son moderados, en casos graves los desenlaces de las picaduras o mordeduras sin atención médica especializada puede llevar a un desenlace fatal”, advierte.

También cabe resaltar que la población de mayor riesgo en estas situaciones son los niños y ancianos.


Prevención

Zelada aconseja “Siempre revisar y sacudir prendas de vestir y calzados, y mantener nuestra cama a 1 cm de la pared”

Entre otras recomendaciones también están: 

-Evitar caminar descalzo.

-Utilizar rejillas en desagües, cañerías y otras aberturas.

-Colocar burletes o alambre tejido (mosquiteros) en puertas y ventanas.

-Revocar las paredes, reparar grietas en pisos, paredes y techos.

-Mantener limpia y ordenada la vivienda y alrededores. Evitar la acumulación de materiales de construcción, escombros y leña, porque suelen ser lugares donde se alojan.

-No utilizar insecticidas en áreas exteriores para eliminar las arañas, ya que en el exterior estas proveen un servicio muy útil para controlar la población de otros insectos.

-En el interior de la casa utilizar insecticidas para uso doméstico.


Comentarios