Escucha esta nota aquí

A través de un comunicado, las clínicas privadas anunciaron su decisión de sumarse al paro del sector salud en apoyo de la abrogación de la Ley de Emergencia Sanitaria. Los propietarios de estos centros privados de salud, sin embargo, mantendrán la atención de los casos de emergencia.


“Nos declaramos unidos al CONASA (Consejo Nacional de Salud) en paro nacional, pidiendo se abrogue esta ley que es un peligro nacional y se construya en conjunto, sin imposiciones”, señala el comunicado.


Mientras, en el Senado, su presidente, Andrónico Rodríguez calificó como “inhumana” la medida de paro de los salubristas hasta el 28 de febrero. Exhortó al Gobierno y al sector salud sentarse en una mesa de negociación para acordar los reglamentos que requiere la norma.  


Para las clínicas la Ley recientemente promulgada es inconstitucional porque no fue consultada y atenta contra la estabilidad laboral de los trabajadores de salud y pone en riesgo el funcionamiento de las clínicas privadas, “con medidas autoritarias que no existen en ningún país de Sudamérica”.


La Ley de Emergencia Sanitaria establece dos artículos para los centros privados de atención médica. El artículo 17 hace referencia a los precios de los medicamentos y un control desde el Estado a través de la Agencia Estatal de Medicamentos y Tecnologías en Salud (Agemed), en coordinación con la Autoridad de Fiscalización de Empresas (Aemp).


El artículo 20, prohíbe expresamente que las clínicas realicen cobros adelantados por atenciones en tiempos de crisis de salud. “Desde la vigencia de la presente Ley, y sin mediar reglamento alguno, no se podrá exigir depósitos previos, garantías o cualquier tipo de cobro anticipado en los establecimientos de salud del subsector privado”, señala este artículo.


El pronunciamiento fue rubricado por 28 centros privados de atención de salud, haciendo notar que aportan con el 50% de las unidades de terapia intensiva que funcionan en el país.


Los propietarios de las clínicas afirmaron que realizan fuertes inversiones para que estos centros ofrezcan las mejores condiciones y facilidades para atender a sus pacientes, pero que con la Ley recientemente promulgada  regularán sus actividades sin considerar que son muy distintas a las de cualquier rubro comercial.



Comentarios