Escucha esta nota aquí

Los bandos de Armin Lluta y Elena Flores desataron una batalla campal por el control del mercado de coca en la zona de Villa Fátima en La Paz. Los campesinos de ambos bandos se acusan de lanzar dinamita; mientras media centena de policías permanece en puertas de este abasto que es de propiedad de los cocaleros yungueños.


“Ellos (el bando de Flores) son los que arrojaron dinamitas; nosotros no sabemos manejarlas, la gente de ella (Elena Flores) es contratada, no son de los Yungas” dijo uno de los adeptos de Armin Lluta, en las puertas del mercado.


Pero el otro bando también acusa a los partidarios de Lluta de ser los autores de los dinamitazos y afirmaron haber llegado en marcha pacífica para asumir el control del mercado porque un fallo judicial así lo manda. El grupo de Elena Flores, se encuentra armado con escudos en las calles adyacentes y se acercan por grupos hasta una de las esquinas, pero son repelidos por los campesinos que siguen a Armin Lluta.


La esquina de la avenida Las Américas y calle Arapata se convirtió en el objetivo de los dos grupos. Según los videos que circularon por las redes sociales, el enfrentamiento se inició después de las 18:00 del jueves, cuando se supo que Elena Flores había llegado e iba a ingresar al mercado. Los partidarios de Lluta reaccionaron y burlaron a la Policía por otras calles y llegaron hasta la conflictiva esquina.



Ataviada con un ponchillo de nylon y con gorra negra, Flores llegó al mercado y explotaron los gritos e insultos de los campesinos. No pudieron rebasar al contingente policial que se encuentra en media calle e impide el contacto entre los dos bandos.


En ese momento se produjo una cadena de explosiones de cachorros de dinamita en uno y otro bando, lo que ocasionó el desbande. La gente corría buscando refugio y los partidarios de Elena Flores arrojaron piedras y dinamita contra las ventanas del mercado.

Anaqueles destrozados, vidrios rotos, piedras y basura quedaron regados a lo largo de la avenida Las Américas, mientras la lluvia no cesaba de caer.


Tanto el grupo de Flores como el de Lluta, adelantaron que no dejarán el lugar hasta conseguir su objetivo. El grupo de Lluta tiene el control en este momento y llamó a sus bases en los Yungas para que defiendan su mercado.


Mientras, el otro grupo, con menos integrantes, también advirtió que no cesará hasta tomar las oficinas porque así lo manda el fallo judicial.


En medio, los vecinos clamaban a la Policía para detener a los autores de las explosiones porque los cachorros llegaron hasta las calles que circundan el mercado. Hace dos años los mismos grupos se enfrentaron con un saldo de seis muertos.




Comentarios