Escucha esta nota aquí

A las 14:00, aproximadamente, se produjo el segundo enfrentamiento de los cocaleros de Los Yungas con fuerzas policiales, aunque los productores afirman que fue una represión. El primero había sido en horas de la madrugada.


Fueron dos operativos, en el primero se hizo la intervención a un minibús que llegó con 12 personas a Unduavi Viejo, todos quedaron detenidos. Luego vino la gasificación y ahí detuvieron a otras dos personas, todos fueron trasladados a la Policía en La Paz.


“Yo tuve que exigir a la Policía que los cocaleros fueran cautelados por una autoridad y en ese momento me dijeron que serían llevados a La Paz en calidad de arrestados y no aprehendidos, ellos deben dejar las celdas a las 21:00 aproximadamente”, explicó la asesora legal de Adepcoca, Evelyn Cossío.


Los cocaleros relataron que fueron reprimidos desde la madrugada cuando un fuerte contingente policial llegó hasta el pueblo nuevo de Unduavi en la carretera nueva y a punta de gases los espantaron y estos tuvieron que refugiarse en el viejo pueblo de Unduavi que es un caserío que está a unos 200 metros hacia abajo del primero, en las faldas de un cerro.


El segundo enfrentamiento se produjo en ese viejo caserío y ocurrió a las 14:00 aproximadamente y los cocaleros acudieron a las piedras y palos que hay por el lugar. La carretera nueva estaba expedita, pero dos kilómetros más allá fue bloqueada nuevamente. De este enfrentamiento hubo dos aprehendidos y no reportaron heridos.


La pelea


La abogada Cossío explicó que la razón de esta nueva lucha de los cocaleros es la resolución 068 que emitió el Ministerio de Desarrollo Rural y el documento lleva la firma del ministro Edwin Characayo. Esta resolución permite a los cocaleros afines al Gobierno a trasladar el mercado de coca a un sindicato de transporte a unos dos kilómetros del mercado legal.


El Gobierno dispuso que se abran oficinas de la Dirección General de Comercialización e Industrialización de la Hoja de Coca (Digcoin) que son los que controlan la venta. Estos funcionarios detienen a los camiones que llegan de Los Yungas y los que traen coca son obligados a quedarse en esa zona conocida como Kalajahuira. A los que insisten en pasar ese punto de control se les decomisa la coca, de tal modo que el mercado legal de Adepcoca está quedando vacío.


El otro temor es que los afines al Gobierno vengan en la noche a tomar el mercado legal y para eso instalaron una vigilia de relevos toda la noche y evitar cualquier asalto.



Comentarios