Escucha esta nota aquí

Juan José Mendoza, director del Hospital Viedma de Cochabamba, presentó su renuncia al cargo, a raíz de la crisis sanitaria que atraviesa el nosocomio, como también debido a factores personales.

La dimisión fue presentada durante una reunión del Consejo Técnico del hospital, en la que también renunció a su cargo el subdirector del centro centinela de la capital del Valle, Javier Salinas.  

El secretario de Desarrollo Humano de la Gobernación, Carlos Solá, confirmó la noticia de la renuncia de Mendoza, pero aclaró que aún no se ha oficializado nada por escrito.

La semana pasada se anunció el cierre del hospital debido a un contagio masivo que afectó al personal de salud. Casi 120 trabajadores médicos y enfermeras continúan con baja debido al contacto con casos positivos de Covid-19.

Esto generó una protesta del personal de salud que llamó la atención de la opinión pública respecto a las condiciones en las que se trabaja y se reclamó mayores equipos e insumos para el hospital.

Al respecto, Solá indicó que el hospital tiene un presupuesto de Bs 14 millones, el cual se está destinando específicamente para atención de pacientes Covid-19. Actualmente, está en proceso de adquisición de su propio laboratorio para  obtener las muestras para el personal de salud como para los pacientes del nosocomio.

“También se está realizando la compra de cuatro respiradores. Lamentablemente, las empresas no pueden cumplir con los plazos establecidos, entonces, se trata de algo que escapa de nuestras manos. Es por ello que solicitamos al Gobierno nacional que coadyuve a contactar a más empresas para que se pueda contar con mejores equipos”, dijo Solá.

Por otra parte, diversas funerarias de Cochabamba informaron que actualmente existe más de una treintena de cadáveres sospechosos de coronavirus que no pueden ser recogidos de los domicilios.

Representantes de las empresas responsabilizaron a la burocracia de las autoridades, que no permite agilizar los trámites mortuorios, además, señalaron que el horno crematorio local tiene una lista extensa de solicitudes y ya no puede recibir más cuerpos para su cremación. Asimismo, no quedan espacios en los panteones municipales.

En medio de esta dramática situación, esta mañana en las afueras del cementerio general, un grupo de familiares de los fallecidos por sospecha de Covid-19 protestaron portando ataúdes vacíos y exigiendo una solución a este problema.

Comentarios