Escucha esta nota aquí

Si bien para la mayoría de quienes participan en el Carnaval de Oruro, Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad, el día "D" es el Sábado de Peregrinación otros esperan el Domingo de Corso para desatar la algarabía. Esto ocurre cada año como una muestra del hermoso colorido que guardan las tradiciones y costumbres de la región altiplánica.

Los danzarines, después de haber cumplido con su promesa de fe y devoción a la Virgen del Socavón, celebran envueltos en serpentina en el segundo día del Carnaval y aprovechan para brindar con bebidas alcohólicas, después de una restricción en el día anterior.



Foto: Emilio Huáscar Castillo. Carnaval de Oruro.

Con la careta, montera o sombrero en la mano, serpentina en el cuello y globos en sus trajes, los danzantes no dudan de compartir buenos momentos con los espectadores, haciéndoles partícipes de esta celebración. Este domingo, en la Capital del Folclore de Bolivia, no fue la excepción.

Este día también se caracteriza porque los danzarines ya no ingresan al Santuario del Socavón y, en la mayoría de los casos, ya no usan las imponentes máscaras, terminando su participación, después de dos días de intenso baile y alegría, en calles cercanas al sitio que alberga a la virgen. De ese modo, ponen fin a los días más esperados para demostrar su fe a la Virgen del Socavón.

A continuación, te invitamos a ver la participación de la Gran Tradicional Auténtica Diablada Oruro: