Escucha esta nota aquí

El comandante departamental en La Paz de la Policía Boliviana, Wilson Olivares, rompió en llanto este domingo, tras conocerse sobre el deceso del tercer uniformado a causa del Covid-19 en el país. Con la voz entrecortada pidió a la población cuidarse y cumplir la cuarentena.

“No crea que es lindo dar noticias desagradables, no es lindo decir que una persona, un amigo o un familiar ha fallecido, de eso tenemos ya mucho. Pedir, por favor, cuídense, cuidémonos. Nosotros vamos a seguir saliendo por ustedes, pero si ustedes no colaboran, no sé dónde llegaremos”, dijo en entrevista con Bolivia Tv.

Todos los comandos del verde olivo rindieron esta jornada un homenaje al cabo Porfirio Ramos Catari, que perdió la vida por coronavirus en las últimas horas en Trinidad (Beni), la segunda región más afectada por la pandemia.

Video con sus declaraciones:


Visiblemente conmovido, el titular agregó: “Lamentablemente no hay palabras para expresar ante la muerte de una persona, mucho más si es un camarada. Pedir a la población, por favor, no salga de su casa, porque puede contagiar a sus familiares, a nosotros, esto es un círculo vicioso que, si no lo rompemos, tendremos que lamentar muchas vidas más, fallecimientos. Pedirle a usted, amigo, amiga, quédense en casa”.

Los datos indican que solo en el departamento de La Paz existen 87 uniformados en aislamiento por Covid-19, 30 en el centro habilitado en el hotel Real Plaza y 57 en sus domicilios, mientras que otro reporte daba cuenta de 29 efectivos infectados en Santa Cruz, cuatro en Oruro, uno en Chuquisaca y uno en Pando.