Escucha esta nota aquí

Segundo día de paro en Potosí. La dirigencia cívica de ese departamento determinó radicalizar sus medidas de presión y anuncia que no permitirá que el presidente Luis Arce o el vicepresidente David Choquehuanca arriben a esa región por su aniversario, este miércoles 10 de noviembre.

La decisión fue asumida anoche, en una reunión de consejo consultivo del Comité Cívico Potosinista (Comcipo), donde se decidió, además, exigir la renuncia del comandante local de la Policía Boliviana, Juan Carlos Mercado, por las agresiones que sufrieron por sectores del MAS.

También exigen la dimisión de la representante de la Defensoría del Pueblo, Vilma Martínez, y decidieron declararse en “movilización permanente”, instruyendo a sus bases responder de la misma manera a los hechos de violencia que cometan los sectores afines al oficialismo.

“No está lejano convocar luego a un cabildo, porque Bolivia nos necesita, nuestra patria está agonizando y es hora de salvarla de nuevo, por este partido del MAS que nos quiere llevar a un socialismo de total sometimiento y no lo vamos a permitir”, dijo Juan Carlos Manuel.

Las resoluciones:


El lunes se observó cómo campesinos del norte de Potosí llegaron a la capital para confrontar a los vecinos que bloqueaban. Se utilizaron piedras, palos y chicotes para dispersar a los manifestantes, mientras que la Policía intervino con agentes químicos.

“Estamos convocando al pueblo potosino a la primera ofensa, a salir, nos han dado chicotes y no los vamos a esperar con rosas, no vamos a estar con las manos vacías, estamos en estado de emergencia”, advirtió el representante cívico, de acuerdo al reporte del periodista Vladimir Peñaranda.

Comentarios