Escucha esta nota aquí

A través de una minuta de comunicación, la Comisión de Política Internacional de la Cámara de Diputados recomendó al Órgano Ejecutivo priorizar la compra de la vacuna rusa Sputnik V para contrarrestar la afección del coronavirus en el país.

La misiva fue aprobada en una sesión ordinaria de comisión la mañana de este miércoles y enviada a la presidenta del Estado, Jeanine Áñez, para que movilice a la Cancillería y al Ministerio de Salud en las gestiones ante el Gobierno de la Federación Rusa.

“Nuestra comisión trató el tema y se aprobó una minuta de comunicación para que el Gobierno pueda tomarla en su agenda, como prioridad para contar con esta vacuna que ya ha sido probada en Rusia y cumple con los estándares internacionales como una de las nuevas medidas que ayude a paliar el Covid-19”, afirmó el presidente de la Comisión de Política Internacional y Protección al Migrante de la Cámara de Diputados, Gonzalo Aguilar.

El diputado dijo que le llamaba la atención que el Gobierno no  se interese en la compra de la vacuna rusa que “el pueblo boliviano  está necesitando y tiene la esperanza de acceder a ella para poder seguir viviendo”.

La vacuna rusa

El Ministerio de Sanidad de Rusia anunció el 15 de agosto que ha producido la primera partida de la vacuna anti-Covid-19 registrada en ese  país y  que se comercializará con el nombre de Sputnik V, en honor al satélite de la era soviética que se lanzó por primera vez al espacio en 1957.

La primera partida de la vacuna fue producida por el Centro de Microbiología y Epidemiología Gamaleya del Ministerio de Sanidad de Rusia. El director del Centro Gamaleya, Alexandr Ginzburg, adelantó que para diciembre o enero  producirán mensualmente cinco millones de dosis de la vacuna y que en el curso de un año ese país podrá cubrir todas sus necesidades.

Pero la Organización Mundial de la Salud (OMS) recibió con cautela la noticia, señalando que esta vacuna, como el resto, deberán seguir los trámites de precalificación y revisión que marca el organismo.

En Bolivia

La pasada semana la ministra de Salud, Eidy Roca, dijo que no están cerradas las posibilidades de que Bolivia adquiera la vacuna rusa, pero debe cumplir antes con todas las verificaciones científicas necesarias, para evitar daños en la salud de la población.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), hay una veintena de vacunas que están siendo sometidas a ensayos clínicos en el mundo y seis se encuentran en la fase 3, probada en miles de personas. En ese grupo aún no se encuentra la Sputnik V.

Sobre la efectividad de la vacuna rusa contra el Covid-19, la comunidad científica internacional pidió cautela en la aplicación de vacunas que no han sido debidamente comprobadas, ya que pueden causar más daño y generar una falsa sensación de inmunidad.

El Ministerio de Salud informó que Bolivia es un país priorizado por la Alianza Mundial para Vacunas e Inmunización (GAVI), lo que supone una ventaja respecto a un acceso oportuno, precio y seguridad de las vacunas Covid-19.