Escucha esta nota aquí

La comisión mixta de la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP), que ya investiga el caso de los respiradores españoles, ahora también indagará las denuncias de sobreprecio contra los similares equipos, pero de origen chino, según anticipó esta jornada el presidente de Diputados, Sergio Choque.

Ayer el Gobierno negó que exista un alza injustificada del costo de los insumos, atribuyendo la tarifa a la emergencia que vive el mundo por el Covid-19 y asegurando el perfecto funcionamiento de cada uno de los implementos, que ya fueron distribuidos a hospitales del país.

La autoridad del MAS pidió a la presidente, Jeanine Áñez, “no efectuar compras millonarias a través de intermediarios” para evitar desconfianza en la población. “Ya no podemos seguir actuando como Gobierno nacional con terceros cuando se puede adquirir directamente de fábricas”, dijo Choque.

En la víspera, el viceministro de Transparencia, Guido Melgar, sostuvo que se pagó $us 33.773 por cada uno de los 344 equipos, que ahora, después de la emergencia del coronavirus, cuestan $us 18.500. “Uno compraba los respiradores en condiciones de tiempo de entrega y después precio”, justificó.

En las últimas jornadas surgieron denuncias que señalaban que la empresa china Yueshen Medical Equipment vendió al país los respiradores, a través de un intermediario, por $us 9,5 millones, con un supuesto sobreprecio de $us 6 millones, mientras que personal de salud advertía que los implementos no funcionaban adecuadamente.