Escucha esta nota aquí

Édgar Mora fue el primer presidente del comité cívico popular de Bolivia en 2007. Él asegura que ideó y liderizó este movimiento para defender a Evo Morales y que se equivocó. Admitió que formó este grupo porque no había quién defienda a Morales y a su Gobierno, pero niega que haya coordinado con algún personero de Morales para impulsar sus protestas. Hoy es un acérrimo opositor del masismo, partido al que tilda de “comunista”.


“Ahora lo hacen por una recompensa, un trabajo, una pega o alguna dádiva, ya no hay convicción, nosotros lo hicimos por convicción y nos equivocamos. Fue la época más dura, recuerde que Evo Morales no podía llegar a varias ciudades, por eso nos organizamos”, comentó Mora en un contacto con EL DEBER


Fue entre 2007 a 2009, cuando apareció el Comité cívico popular que defendía al Gobierno de Morales y sus acciones fueron violentas. Mora asegura que no conoció de esos abusos que cometían sus partidarios.


Este viernes, nuevamente aparecieron quienes se declararon como representantes del autodenominado Comité cívico popular, impulsando su acto conmemorativo de 15 años de fundación y al que debía llegar el propio Evo Morales, acompañado del presidente de Senadores, Andrónico Rodríguez, según se anunció. Ninguno de los dos se hizo presente. También circularon versiones de que en la oportunidad sería posesionado el nuevo directorio del referido Comité.


En septiembre de 2008 se produjeron los luctuosos hechos en Porvenir, Pando y empezó el asedio sobre el Gobierno; por esos días estalló un escándalo en Canal 7 y los trabajadores se declararon en emergencia; fue suficiente, el Gobierno instruyó intervenir la empresa de televisión y el brazo operativo fue el Comité cívico popular, que amenazó con tomar las instalaciones del medio porque no defendía al Gobierno.


Cuando el entonces prefecto de Pando, Leopoldo Fernández fue traído a La Paz y encarcelado en el penal de San Pedro, los integrantes de ese  Comité agredieron a los periodistas que cubrían este hecho en puertas del penal.


Édgar Mora ahora niega que hubiera recibido instrucciones del Gobierno de entonces y dijo que se autoconvocaban ante cualquier conflicto y aunque se reunía con las autoridades de entonces, dijo no recordar a Alfredo Rada, como viceministro de Coordinación con Movimientos Sociales y luego ministro de Gobierno.


Aseguró que esta organización fue desarticulada luego que descubrieron que había varios dirigentes del MAS en sus filas y prefirieron alejarse. Doce años más tarde, ese grupo empezó a rearticularse de la mano del masismo.

Comentarios