Escucha esta nota aquí

La compra de 500 respiradores para combatir el coronavirus desata críticas en el ámbito político, luego de que se conociera que estos aparatos no son aptos para pacientes de terapia intensiva.

El 1 de abril se anunció la compra de los equipos, cuyo primer lote - de 170 unidades- llegó al país seis semanas después y fue distribuido entre Santa Cruz, La Paz y Beni. Sin embargo, una vez que los respiradores fueron abiertos, varios médicos observaron que son equipos para emergencias y que no pueden ser utilizados en terapia intensiva.


"Una burla, gastaron 5 millones de dólares en respiradores que no sirven para terapia intensiva. Señor ministro de Salud, no necesitamos más explicaciones, procese a los irresponsables que nos hicieron esto. El dolor del pueblo no puede ser usado para hacer negociados", escribió en su cuenta de Twitter el candidato a la Presidencia por la alianza Creemos, Luis Fernando Camacho.

Sin embargo, fue el ministro de Salud, Marcelo Navajas, quien confirmó el tipo de respiradores adquiridos. Aclaró que son para uso de emergencias   que "sirven para mantener a un paciente hasta que se pueda trasladar a un respirador convencional".

Tuto Quiroga, otro presidenciable por la alianza Libre 21, cuestionó la compra. "Después de casi dos meses de cuarentena, con pocos test de coronavirus, ante una emergencia sanitaria inminente, la noticia que los tardíos respiradores no serían aptos para terapia intensiva, resultaría inadmisible. Las autoridades deben una explicación a Bolivia", publicó.

Otras reacciones se baten entre la sorpresa y la esperanza de que los equipos para terapia intensiva lleguen en algún momento al país. Entre tanto, la presidenta Jeanine Áñez entregó  los aparatos y manifestó:  "Tenemos un plan de salud y estamos a la espera de más insumos para seguir reforzando el sistema de asistencia sanitaria".

Por su parte, el ministro de Salud, Marcelo Navajas, anunció que la próxima semana empezarán a llegar respiradores de "alta complejidad". Citado por la agencia ABI, Navajas indicó que "los otros que son convencionales van a llegar hasta un número de 530 o 560, pero con certeza que vamos a pasar de los 600 respiradores hasta finales de julio".

Para la Sociedad Boliviana de Medicina Crítica y Terapia Intensiva, los respiradores que fueron recibidos este jueves -y de los cuales se esperan 330 más- servirán para casos de emergencia, por un par de horas, hasta poder trasladar al paciente a un aparato convencial. De esa forma, señalan que los entregados por el Gobierno entre jueves y viernes, pueden ser útiles para ambulancias, salas de emergencia o provincias que no cuenten con hospitales de tercer nivel.

El último reporte del Ministerio de Salud, a poco más de dos meses del inicio de la pandemia, señala que hay 3.577 casos identificados de coronavirus a escala nacional. 

Comentarios