Escucha esta nota aquí

Pobladores de la comunidad El Toro (Bermejo), en la frontera con Argentina, piden al alcalde Delfor Burgos retirar el cadáver de una persona que murió con Covid-19 y retroceder en su afán de convertir el lugar en un cementerio.

En una carta remitida a la autoridad, los comunarios rechazan el entierro del difunto, sin el conocimiento de las autoridades del lugar.

“Si bien el Gobierno Municipal es propietaria de una parcela en esta comunidad adquirida años antes para otro objetivo que es el basurero, en su oportunidad rechazaron el proyecto por la alta contaminación de las aguas subterráneas de consumo humano”, señala el documento.

En consecuencia, los comunarios de El Toro se declararon en estado de emergencia por la decisión asumida por el alcalde Burgos, advirtiendo que no permitirán de ninguna manera que el terreno se convierta en cementerio para personas que fallecen por Covid-19.

La comuna bermejeña improvisó el lugar para enterrar al hombre fallecido, quien en vida fue funcionario municipal, volcando sobre la sepultura gran cantidad de tierra.

La noticia, según el portal Qué Pasa Salta, generó preocupación en la localidad de Aguas Blancas (Argentina) que está en alerta por el aumento de contagios por coronavirus en Bermejo, con 29 casos positivos acumulados hasta el momento.