Escucha esta nota aquí

La Organización de Estados Americanos (OEA), el Grupo de Lima, el Comité Contra la Tortura (CAT), el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y el Parlamento Europeo, son las instancias internacionales a las que acudirán la diputada potosina Lissa Claros (Comunidad Ciudadana) y Carolina Ribera, hija de la expresidenta Jeanine Áñez, para denunciar la situación del excívico potosino, Marco Pumari.


“Me solidarizo con todos los presos políticos, con Marco Pumari, con los cívicos de Potosí y sus familias, cuenten con mi voz para denunciar ante el mundo entero lo que aquí está pasando, todos hemos de alzar nuestras voces ante lo que no es correcto y estoy haciendo llegar este caso denunciando al Europarlamento, a las organizaciones de Derechos Humanos, a toda la comunidad internacional y a las autoridades con las que tengo contacto”, dijo Ribera a través de un video difundido en sus redes sociales.


Por su parte, la legisladora potosina rechazó la detención del ex dirigente cívico Marco Pumari, recordó que el delito de obstaculización de procesos electorales tiene una pena de sólo cinco años de cárcel y por tanto no amerita la detención preventiva, tal como dispuso la justicia. 


“Hemos sido testigos de la violación de todos los derechos fundamentales que están estipulados en la Constitución Política del Estado. Nosotros vemos que la presidencia de Luis Arce está ejerciendo una venganza en contra del pueblo potosino”, aseguró.


Marco Pumari, fue aprehendido el jueves en la noche en Potosí, trasladado a la localidad de Betanzos, luego a Llallagua donde finalmente dictaron detención preventiva en su contra por delitos electorales en el penal de Uncía.


La diputada Claros recordó que no existe en la legislación boliviana la aprehensión nocturna, tampoco se podía capturar a una persona a la que no se notificó que tenía un proceso penal, lo que se constituye en otra flagrante violación de los derechos humanos.


Ribera recordó que su madre padeció el mismo sistema persecutorio, con un operativo que comprometió la participación de “miles de policías”, que acorralaron a Jeanine Áñez en horas de la noche. Ella fue aprehendida la madrugada del 13 de marzo de este año en un operativo que duró casi 10 horas en la capital del Beni, Trinidad.



“Lo que le hicieron a Marco Pumari es lo mismo que le hicieron a mi madre: la secuestraron, la sacaron de su casa en un operativo con miles de policías de manera abusiva, sin el debido proceso, violentando todos sus derechos humanos, la arrancaron de su tierra y la llevaron lejos para meterla presa y así aislarla para acallar su voz”, espetó Ribera al recordar los nueve meses de prisión preventiva que guarda la expresidenta.

Comentarios