Escucha esta nota aquí

“Yo creo en William Kushner”, esa es la etiqueta utilizada por varias personas en redes sociales durante los últimos días. El hombre fue sentenciado a 30 años de cárcel sin derecho a indulto por el feminicidio de Andrea Aramayo. Sin embargo, ahora se exige una auditoría legal al proceso, por considerarlo “injusto”.

El caso se remonta a cinco años atrás. La madrugada del 19 de agosto de 2015 la víctima fue atropellada por él, su novio en ese entonces, tras una discusión en las afueras de una discoteca de La Paz.

El Tribunal Séptimo de Sentencia emitió su dictamen el pasado jueves y ayer hubo una “caminata por la verdad y la justicia”, en el que un grupo de personas recorrió algunas calles de la urbe paceña, asegurando que la muerte de la mujer fue un accidente de tránsito y no existió “intencionalidad, premeditación y mucho menos alevosía”.

“Creemos que hubo presión. Quieren tener a William como su trofeo y se han equivocado. Él estaba escapando de la supuesta víctima”, dijo Ninón Dávalos, madre de Kushner, que entregó una carta al Ministerio de Justicia.

El viceministro de Igualdad de Oportunidades, Álex Ríos, anunció que se analizará la solicitud de una auditoría legal. “Es un tema que nosotros debemos evaluar y ver en qué medida se puede dar curso”, afirmó la autoridad.

Desde la defensa de Aramayo indicaron que los peritos certificaron, de manera técnica y científica, que el vehículo de Kushner pasó por encima del cuerpo de Andrea. Helen Álvarez, madre de la víctima, tras conocerse la sentencia publicó en su cuenta en Facebook: “Tu muerte no ha sido en vano y tampoco tiene que serlo la de tantas y tantas mujeres asesinadas por hombres violentos”.