Escucha esta nota aquí

La Cámara de Diputados abrogó la Ley 1386 de Estrategia contra la legitimación de ganancias ilícitas a la 02:06 (01:56 en grande) de este martes, tras más de seis horas de discusión. No estaba previsto, pero se produjo un acalorado debate con un enorme malestar de la oposición, porque en el documento de la exposición de motivos el MAS introdujo que la anulación de esta norma fue producto de la desinformación y de un segundo intento de golpe de Estado. Eso provocó que la mayoría de la oposición no vote a favor.

Hasta el presidente de Diputados, Freddy Mamani, adelantó que no tomaría más de una hora. De hecho, la ley tiene un solo artículo y en un solo párrafo que elimina la norma. Pero, la exposición de motivos fue utilizada por el oficialismo para posicionar una vez más que en noviembre de 2019 hubo un golpe de Estado y que el paro indefinido que exigió que esta norma se abrogue fue un segundo intento de desestabilizar al gobierno de Luis Arce.

El documento señala que se la abrogó “por la desinformación generada intencionalmente, hay aspectos que inquietan a algunos sectores de transportistas y gremiales, que han presentado propuestas para mejorar la Estrategia de lucha contra la legitimación de ganancias ilícitas y financiamiento al terrorismo, a fin de que no exista la susceptibilidad de que afectará a los sectores”.

Acota que hay una “clara agenda política de quienes, manipulando la verdad, cuestionaron la ley, agenda que solo pretende desestabilizar al Gobierno democráticamente electo por la mayoría del pueblo Boliviano”.

Por ello, considera que el Gobierno, habiendo escuchado las inquietudes de organizaciones sociales de nuestro país, tomó la decisión de abrogar la Ley 1386, de 16 de agosto de 2021, a efectos de que no existan pretextos para seguir paralizando nuestra economía y no haya forma de que grupos minoritarios, que responden a intereses particulares y extranjeros, que emplean grupos parapoliciales y paramilitares, del mismo modo que hicieron durante el golpe de Estado de 2019, nuevamente pretendan deponer un Gobierno elegido en las urnas con más del 55%, valiéndose la violencia, desinformación, hambre y luto de nuestro pueblo. Son estos los principales motivos del presente anteproyecto de ley”.

La oposición intentó que se quiten esos párrafos, o incluso que se elimine todo el documento, en el entendido de que criminaliza la protesta. Observaron que no hubo socialización previa de la ley, que la estrategia anexa de 50 páginas afectaba a gremiales, transportistas y otros.

El jefe de bancada del MAS en Diputados, Gualberto Arispe, poco después de las 23:00 propuso la eliminación del parágrafo cuarto.

El parágrafo eliminado señalaba lo siguiente: “Sin embargo los últimos días, personas inescrupulosas individuales desinformaron a la población, generando zozobra y preocupación en la misma, mintiendo respecto a los objetivos reales de la ley, que lo único que pretendía era evitar el enriquecimiento de grupos dedicados al narcotráfico, trata y tráfico de personas, secuestro, extorsión, terrorismo, entre otros; estas acciones de desinformación generaron que algunos sectores gremiales y transportistas paralicen actividades, situación que aprovecharon algunos grupos para generar actos de violencia que dejaron dolor, llanto, luto en las familias bolivianas”.

Los diputados Saúl Lara e Ingvar Ellefsen Dotzauer, ambos de CC, agradecieron el desprendimiento del diputado Arispe, e insistieron en que se elimine todo el documento de exposición de motivo. En ese momento, el presidente de la cámara, Freddy Mamani, respondió. “Por favor, no insistan, ya hemos votado, ya se ha eliminado el parágrafo cuarto”.

Luego, al menos otros cuatro opositores le pidieron que se elimine todo el documento y Mamani fue tajante, negó todos los pedidos, y siguió con la sesión sin someterla a votación. Cuando su colega y jefe de bancada del MAS propuso eliminar un parágrafo, el presidente Mamani lo llevó a votación de forma inmediata.

Debate agrio

El diputado de Comunidad Ciudadana (CC), Carlos Alarcón, señaló que lo que ha ocurrido “es una vergüenza, lo escrito en la exposición de motivos, porque en Bolivia no hubo ningún golpe de Estado, sino un fraude descomunal”.
“Lo que ustedes están haciendo es buscar deslegitimar una protesta ciudadana de gremiales, transportistas, y de sectores sociales que ejercieron su derecho a protestar, esto no fue un intento de golpe, aceptarlo y no exigir que se cambie esta exposición de motivos, sería una traición al pueblo que estuvo movilizado”, señaló.

La diputada del MAS, Blanca López, se dirigió a la oposición y señaló que “ustedes, protagonistas del golpe que trajo muerte, quisiera que me respondan, qué carajo aportan ustedes al parlamento. Por culpa de ustedes no hay reactivación, sus jefecitos Carlos Mesa y Luis Fernando Camacho son unos cobardes, el interés que tienen ustedes es el segundo golpe de Estado, ninguna reivindicación, no somos tontos”.

Hernán Hinojosa, del MAS, señaló que los opositores comparan al Gobierno boliviano con Venezuela. “Les digo que ellos nos están llevando a Venezuela, ustedes son unos fracasados, que quieren un nuevo golpe de Estado. Cuando Bolivia quiere poner orden, los narcos, los corruptos, los que lavan dinero tienen sus representantes en el Parlamento, son los diputados de la oposición. Ustedes no quieren el desarrollo de Santa Cruz, miren al presidente del Comité Cívico, que tiene cuentas pendientes con la justicia”, aseveró.

Erwin Bazán, de Creemos, manifestó que el boliviano es gente de paz, “estamos convencidos que con la violencia que busca el MAS no vamos a llegar a ningún lado. El MAS busca consolidar una dictadura disfrazada de democracia. Cualquier boliviano que se opone debe acabar en la cárcel, ese es el fin de ese paquete de leyes que están construyendo. A ustedes no les interesa el debate”.

Comentarios