Escucha esta nota aquí

La salida de los ciudadanos a bloquear; el desplazamiento total de la Policía para desbloquear; y la movilización general de los grupos del MAS fueron los tres hechos que convirtieron a la movilización de este lunes en un éxito, así lo graficó el representante del Comité Nacional en Defensa de la Democracia (Conade), Manuel Morales.


“En las calles ha sido un éxito, logramos la conciencia de la ciudadanía, salieron todos los policías porque el Gobierno se asustó y también sacaron a los grupos de choque del MAS que salieron a hostigar a la ciudadanía, entonces, desde ese punto de vista el paro fue un éxito”, reflejó el activista.


Este lunes, en todas las ciudades del país hubo movilización de gremiales, bloqueo de ciudadanos y participación de la Policía que gasificó a estos y también salieron los grupos del MAS a un "desbloqueo pacífico".


Ahora el Conade convocará nuevamente al denominando, "Bloque de Unidad" conformado por activistas, políticos y representantes de organizaciones sociales a una nueva reunión en la que se evaluará el resultado de este paro, que según Morales, fue contundente en dos ciudades, Santa Cruz y Potosí; en el resto de los departamentos la medida se acató con resistencia de los grupos del MAS.


Francisco Figueroa, máximo representante de los gremiales del país, aseguró que esta fue la primera movilización y mostró la fuerza de su sector y dijo que ellos no solo piden la suspensión definitiva del proyecto de Ley contra la Legitimación de Ganancias Ilícitas, sino la abrogación de la Ley 1386 que es la Estrategia.


“La 1386 es la arquitectura, esa ya está en vigencia y luego viene el proyecto de ley que está en suspenso. Deben abrogar la primera y suspender la segunda, de ese modo vamos a detener las protestas”, declaró el septuagenario dirigente gremial. Añadió que dan tres días de plazo para las dos tareas o ellos asumirán otras medidas de presión.


Este lunes, los gremiales tuvieron dos marchas multitudinarias. La primera era de los gremiales de La Paz y la segunda fue de los gremiales de El Alto. Así miles de comerciantes pidieron la abrogación de la Ley 1386 y la nulidad del proyecto de Ley 218.


Los transportistas que habían convocado al paro lucieron divididos porque un segmento de los afiliados acató la medida de presión y otra optó por no participar de las marchas. Manuel Morales admitió que quien lleva la iniciativa en esta protesta es el sector gremial que tiene presencia nacional.


Desde la perspectiva del Gobierno, el paro fue un fracaso porque los sectores productivos del país no detuvieron sus actividades, en referencia a las fábricas, campesinos y mineros que desarrollaron sus actividades sin mayores problema.


Los cívicos, que también formaron parte de esta jornada de protesta, adelantaron que habrá una nueva convocatoria para asumir otras medidas en rechazo al proyecto de Ley contra la Legitimación de Ganancias Ilícitas.





Comentarios